Las personas discapacitadas se enfrentan a diario a miradas y juicios en base a su condición física. A menudo tienden a ser subestimados, sobre todo sus capacidades, ya que desde el principio, “discapacitados” no hace honor a las verdaderas capacidades de estas personas.

Son simplemente pequeñas desventaja respecto al resto pero que, con esfuerzo y trabajo puede llegar a suplirse e incluso superar a cualquier persona sin una discapacidad. Esto es algo de lo que mucha gente no se da cuenta y nos hace mirar con cierta curiosidad e incluso podríamos decir que subestimando las posibilidades de aquellos.

Ahora, todo esto cambia cuando esa persona, supuestamente en inferioridad de condiciones, nos da una lección de cómo se hacen las cosas y nos deja con la boca abierta.

El siguiente vídeo es una campaña publicitaria de los juegos paralímpicos de Rio 2016 y refleja totalmente lo que os cuento. Una serie de atletas discapacitados entra en un gimnasio y la gente los mira de forma rara y, probablemente pensando “pobrecito, mira como se esfuerza”. Pero estos pensamientos desaparecen rápidamente en cuanto empiezan a verlos entrenar y el “pobrecito” pasa a ser un “pobrecito yo, que no soy capaz de hacer eso”.

A veces, para cambiar de opinión y quitarnos los prejuicios solo hay que mirar un poco más de cerca.

Hemos tenido que poner el vídeo original, ya que han bloqueado el que habíamos subtitulado…

Fuente: Rio 2016 

Publicado en Miscelánea