La fotografía, a día de hoy, es la mentira más grande que existe. No me entendáis mal, esto no es malo, siempre y cuando tengamos claro que no podemos creernos nada de lo que veamos en las revistas.

Félix Hernández es un fotógrafo mexicano que nos hace creer que sus imágenes son reales, cuando en realidad se tratan de simples maquetas a escala. Sin hacer uso del Photoshop, el detalle con el que trabaja hace casi imposible distinguir una maqueta diminuta de un modelo real.

La marca de vehículos Audi contrató sus servicios para una sesión fotográfica de su modelo R8. Félix tenía a su disposición el automóvil valorado en 160.000$. En lugar de eso, utilizó una maqueta que apenas costaba 40$.

El resultado es, simplemente, increíble. Con tan solo la ayuda de algunos filtros, la iluminación adecuada y el punto de vista correcto, cualquiera de nosotros creería que nos encontramos ante el automóvil a tamaño real.

¿Un coche en la playa?

Cualquiera pensaría que está realmente en movimiento

Hasta las olas del mar son de mentira

El resultado es increíble

Otras fotos fueron tomadas en un pequeño cuarto

Un poco de polvo aquí y allá

El nivel de detalle de la maqueta también es impresionante

No creáis todo lo que veáis en las revistas

Fuente: BoredPanda, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea