Muchos de nosotros apelamos la ausencia de actos caritativos con los mendigos a que es técnicamente imposible ayudar a todo el mundo que te solicita ayuda desde que sales de tu casa hasta que vuelves a entrar. En las puertas de supermecados, bancos, paradas de metro, etc. en todos los lugares podemos encontrarnos con gente que solicita nuestra ayuda económica y de la que habitualmente, acabamos volvíendolos invisibles a nuestra visión.

Pero aún así, si supiéramos que esa persona lo necesita realmente, ¿haríamos “oidos sordos” a sus peticiones o por el contrario le ayudaríamos?. Para ponernos a prueba, la gente de NormelTV ha diseñado un experimento donde una persona abandona su comida en una mesa mientras va al baño. Momentos después un mendigo la reclama, pero la gente de alrededor la defiende. El méndigo explica que tiene hambre, y las reacciones son de todo tipo…

Original: NormelTV

Publicado en Miscelánea