Un pequeño bebé recién nacido no se quiere despegar de su madre en la sala de parto. La mujer se está recuperando de la cesárea y la enfermera intenta separarlo, pero él llora y estira sus brazos para evitar que lo saquen.

Publicado en Insólito

Si te gustó compártelo: