Cuando solo tienes unos meses de vida todo debe ser fascinante. Imagina que cada cosa que miras tiene algo nuevo, que tocas extrañas texturas cuyo tacto no has sentido nunca, que escuchas sonidos que te resultan a cada cual más curioso… Esa explosión de información es por la que todos pasamos de pequeños. Pero si cuando ya estamos deglutiendo este nuevo universo nos encontramos con algo tan increíble como unos gemelos vestidos igual, todo deja de tener sentido y buscamos una inexplicable explicación en algún lenguaje que aún no conocemos.

Exactamente eso es lo que le pasó a este pequeño que no tendrá ni un año, cuando “detecta un error en Matrix” rodeado de dos gemelas con un pompón en la cabeza. ¿Se le pasaría el susto?

Publicado en Miscelánea