¿Te imaginas tener un grifo del que pudieras beber miel como si saliera directamente desde la colmena? Pues es posible. Eso si, un producto tan natural tiene unas implicaciones, digamos, naturales. Tendrás que tener la colmena en un lugar adecuado para ello, por lo que no es un invento para todo el mundo. Pero desde luego permite que cualquier persona que se lo propusiera, pudiera tomar miel natural sin necesidad de ser un experto apicultor… gracias a la invención de expertos apicultores.

En palabras de sus creadores Stuart y Cedar Anderson:

“Hace muchos años fui a una de mis colmenas, una de las más salvajes que tenía. Se estaba haciendo de noche y hacia un día nublado, ¡condiciones no muy favorables para la apicultura!

Así que me puse manos a la obra con las labores habituales antes de abrir la colmena. Cuando lo hice se confirmaron mis sospechas. Las abejas no estaban muy contentas con ser molestadas…

La colmena estaba repleta de abejas y era casi imposible conseguir la miel sin aplastarlas, algo que odio. Su mal humor se hizo partícipe y me empezaron a picar a través del traje especial. Al final, volví a poner el panal en su sitio rápidamente, y muchas murieron. En ese momento pensé que tenía que haber una manera mejor de hacerlo. Así que mi padre y yo nos pusimos a trabajar durante una larga década en inventar el sueño de todos los apicultores.”

El producto se llama HoneyFlow y si quieres verlo en acción, puedes hacerlo en el vídeo al final del artículo.

Original: FlowHive por HoneyFlow

Publicado en Miscelánea