La respuesta inmediata del lector a la pregunta que se formula en el título sobre la arquitectura bioclimática, no puede ser un sí o un no categórico. Reflexionando un poco, creo que habría que contestar: depende. Vamos a explicar ambas opciones, tratando de dar argumentos para las dos. 

 Sistemas de Gestión  

Empezaremos recordando que, como dije desde el principio, todos los Sistemas de Gestión que he tratado aquí (calidad –SGC-, medio ambiente –SGA-, seguridad y salud laboral –SGSST- y energía –SGE-) se aplican a organizaciones y/o empresas, no a edificios.  Los edificios forman parte de las organizaciones, pero no lo son todo: se puede mejorar en otros aspectos, como formación, procedimientos, política, etc…

Inmobiliaria Bluerain

Mejora en el mercado inmobiliario

Otro tema de interés que no debemos de olvidar es que adquirimos unas capacidades en la vivienda que son de interés por los futuros compradores de inmuebles, es decir, las tasas de venta de propiedades que tienen certificaciones sostenibles es mucho más alta que la construcción tradicional en el mercado inmobiliario y esto se remarca más en zonas de costa donde las extranjeros priorizan comprar viviendas sostenibles a la tradicional, según la inmobiliaria Bluerain que trabaja en la Costa Blanca… ” En la compraventa de propiedades en edificaciones no se nota tanto ese requerimiento por el futuro comprado, pero si nos vamos a las viviendas unifamiliares o los chalets en venta que por ejemplo tenemos en Dénia, aquí sí que importa tanto las calidades de las casas como ese aspecto sostenible que favorecerá a la venta”

Adaptación al entorno

También conviene recordar que los edificios diseñados según los principios de la arquitectura bioclimática están adaptados a las características ambientales del entorno. Es decir, o confluyen una serie de condiciones, o se hacen compatibles el estado real y las necesidades que tiene la organización respecto a esas instalaciones. Normalmente, la que se da es la segunda opción, que requiere un detallado estudio y grandes conocimientos en la materia. Debido a esto, se vuelve a repetir uno de los ‘hándicaps’ de los Sistemas de Gestión: no son más caras que las construcciones ‘tradicionales’, pero sí requieren una mayor inversión inicial (que luego recuperas durante su vida útil).

Los que creen que sí resultaría beneficioso para un Sistema de Gestión contar con edificios diseñados según criterios de arquitectura bioclimática, explican que:

Es un tipo de arquitectura sostenible.

  • Los edificios construidos de acuerdo con sus principios ofrecen un alto rendimiento medioambiental (respecto a los SGA) y energético (en el caso de los SGE).
  • Los trabajadores de la organización y/o empresa perciben un mayor interés por parte de la directiva respecto a su confort, lo que repercute en una mayor calidad de los trabajos ejecutados (respecto a los SGC) y en unas mejores condiciones de seguridad y salud laboral (en el caso de los SGSST).

Por el contrario, quienes no apoyan la arquitectura bioclimática argumentan:

Como ya hemos dicho antes, la elevada inversión inicial que hay que hacer.

Para que funcione correctamente el sistema constructivo del edificio, es importante que los usuarios sepan aprovechar y utilizar correctamente los mecanismos existentes en él, por lo que se corre el riesgo de obtener un peor funcionamiento global del Sistemas de Gestión.

Puede condicionar el rendimiento del Sistema de Gestión, pues también influyen en su correcto funcionamiento el comportamiento de sus usuarios, los regímenes de ocupación y utilización, etc…

Conclusiones.

Como veis, a la hora de aplicar la arquitectura bioclimática hay múltiples factores a tener en cuenta y es una cuestión que tiene sus ventajas e inconvenientes, recordando que podemos aprender más de la arquitectura sostenible en la Asociación Nacional o desde el artículo de qué es la arquitectura bioclimática en el edificio nos adentramos en las características y principios fundamentales de esta técnica constructiva, además, teniendo en cuenta todo lo dicho, en principio no implantaría un Sistema de Gestión de los citados (SGC, SGA, SGSST y/o SGE) dotando de mejoras bioclimáticas a los edificios; lo que no indica que luego no lo considere como una posible mejora (pues hay que cumplir el ciclo PDCA continuamente), una vez que el Sistema de Gestión ya esté ‘afianzado’.

A veces no es fácil la implantación de un Sistema de Gestión si los edificios siguen los principios de la arquitectura bioclimática. No hay que empeñarse en cumplir dichos criterios, anteponiéndolos a los fines últimos de la empresa y del Sistema de Gestión.

Conviene meditar y planificar, con suficiente antelación, las mejoras bioclimáticas.

Publicado en Hogar