En 2013, Bruce Springsteen y su banda dieron un concierto alucinante en el Olympic Park de Londres. Como todos sus seguidores saben, uno de los temas más populares de sus conciertos es Dancing in the dark, pues es el momento en el que Springsteen siempre saca a bailar a uno de sus fans.

Sin embargo, para esta ocasión el cantante decidió añadir a un extra muy especial, su madre. Mientras la banda continuaba tocando el tema, Springsteen salió en busca de Adele Ann Springsteen, de 90 años. Así, en el minuto 4:05 del vídeo podemos ver a ambos compartiendo escenario, bailando como si nadie pudiera verlos y protagonizando un momento verdaderamente tierno.

El rostro de Adele desprende admiración y orgullo hacia su hijo, como cualquier otra madre podría sentir por sus hijos.

Tras la emotiva escena, el cantante, sin dejar de lado la tradición y el compromiso con sus fans, sacó a una joven del público para acompañarle durante los últimos segundos de la canción. ¡No te lo pierdas!

Vía: Los lazos que unen

Publicado en Cultura y ocio