Todos los que practicamos algún arte marcial hemos tenido un comienzo, ya que como dice mi madre “nadie nace enseñado”. Por regla general la gente que se dedica a estos deportes suelen ser bastante respetuosos y educados y más con los novatos aunque siempre hay excepciones. Existe la figura del típico abusón de gimnasio que, no sabemos muy bien por qué, aprovecha su mayor experiencia para propinar algunos golpes fuera de lugar a los nuevos.

Si algo he aprendido de mis años entrenando es que no te puedes fiar de la apariencia del contrincante, ya que puede parecer muy débil y luego ser alguien realmente experto a la hora de hacer combates.

Esta lección la han aprendido por el camino duro los chicos del siguiente gimnasio ya que, como vais a poder ver, subestima a su adversario, primero por ser chica y después por su apariencia de frágil, esto le cuesta un par de puñetazos en la cara y en su orgullo.

La protagonista de la broma es Germaine Yeap, luchadora profesional de Muay Thai, campeona de este arte marcial en su país, Malasia y representante en La International Fight Arena. Bien, pues esta chica se va a hacer pasar por una novatilla torpe en busca de algunos consejos para su entrenamiento. Creo que en vez de contaros lo que sucede es mejor que veas con vuestros propios ojos pero ya os digo que jamás volveréis a decir “peleas como una chica”.

Fuente: Youtube

Publicado en Salud