Los cangrejos ermitaños siempre nos han llamado la atención por su peculiar manera de buscar e intercambiar vivienda. Hace unas semanas compartíamos con vosotros el momento exacto en el que unos de estos ejemplares cambiaba su concha por una más grande,  algo que muchos de nosotros no habíamos visto nunca. Algunos nos dijistéis en los comentarios que no era un hecho tan extraño, pero… ¿qué nos decís de éste?.

Varios ejemplares se reunen para intercambiar su concha entre si, ordenándose de menor a mayor para que la concha que abandone uno sirva de nueva vivienda al siguiente cangrejo de menor tamaño. Otro de esos pequeños detalles en los que la naturaleza nos guiña el ojo.

¿Se quedará siempre uno sin concha?

Original: BBC

Publicado en Animales