Imaginad por un momento que vais en el coche de camino al trabajo y veis una bola de fuego surcando el cielo y precipitándose hacia el suelo. Esa cara fue la que debió quedárseles a los habitantes de Bangkok tras la caída de un meteorito el pasado lunes.

Varios video aficionados consiguieron captar el momento de la caída y subirlo rápidamente a las redes sociales, haciéndose viral casi al instante. Las imágenes dispararon todo tipo de especulaciones, sobre todo de si se trataba de un accidente aéreo o un ataque militar.

La incertidumbre se despejó tras las aclaraciones del vicerrector del Instituto Nacional de Investigación Astronómica, Sarun Posayachinda, quien aseguró que se trataba de un pequeño meteorito que, al entrar en contacto con la atmósfera a esa velocidad, se convirtió en una bola de fuego.

Aunque en las imágenes el fenómeno se aprecia con bastante claridad, los expertos no han podido localizar ningún resto del meteorito, por lo que suponen que debió desintegrarse durante la caída.

Lo cierto es que todos los días se precipitan sobre la Tierra cientos de meteoritos sin darnos apenas cuenta, ya que la gran mayoría se desintegran al entrar en contacto con la atmósfera. Pero de vez en cuando, caen del cielo tesoros tan valiosos como el meteorito de Fukang.

Fuente: Porjai Jaturongkhakun .

Publicado en Ciencia