Querida expareja, debo darte las gracias por habernos dejado, admito que al principio dolió bastante, no sabía cómo iba a lograr superarlo, pero ahora me doy cuenta y sé que ha sido lo mejor que pudiste haber hecho… al menos lo es para nosotras.

Hace 6 meses que me fuiste infiel y hace 3 meses que decidiste dejarme por tu amante, esa con la que estabas mientras nosotras esperábamos a que tuvieras un momento para vernos, siendo honestos creo que ella es perfecta para ti, no tuvo respeto por nosotras ni por ella, igual que tú, así que de verdad me alegro que encontraras a alguien como tú.

Hace mucho que he querido dedicarte estas palabras, hacerte saber el daño que causaste, el que ahora causas y el que causarás, no solo a mí, también a nuestra hija.

Te llamo padre ausente porque eso eres para nuestra hija, hace 2 meses que no ves a esa pequeña niña de un año cuatro meses que ahora corre y juega muy feliz, que de vez en cuando dice “papá” y te busca con la mirada, quiero que sepas que está muy bien y no le falta nada, al menos no algo que yo pueda darle, bien sabes que yo me he dedicado a darle todo lo que pueda para que nada le falte, aunque no pueda decir lo mismo sobre ti, de tu parte jamás ha recibido la atención que merece, jamás fue tu prioridad y continua sin serlo, y eso aunque no lo creas, aunque no debiera, me duele, duele el ver que tu propia hija te importe menos que nada, que prefieras pasar tus días sin verla, sin saber cómo está.

La última vez que nos vimos me dejaste en claro que tanto te desagrado, y eso que el que fue infiel y mentiroso fuiste tú, pero eso no es una excusa para que no estés al pendiente de tu hija, jamás te he negado que la veas y jamás lo haré, si algo te puedo asegurar es que de mi parte no aprenderá a odiarte, yo ya no lo hago y no quiero que mi hija aprenda eso de mí, yo voy a enseñarle lo que hice durante casi 8 años, ella aprenderá a amarte, a quererte aunque no la veas, no arruinare su infancia contándole las cosas malas que has hecho, ni lo que has dicho, ella no lo merece, pero si más adelante ella no quiere saber de ti, debes saber de una vez que eso será por ti, por como la sigas tratando, por la atención y el cariño que le brindes. 

Puedes estar tranquilo, ella no necesita ropa ni zapatos, come bastante bien y tiene a demasiada gente que la adora y le brinda el cariño que le falta de ti, aunque nadie suplirá a su papá si tú no tienes tiempo para ella y no sabes ni quieres ponerla como tu prioridad no te preocupes, como te digo puedes estar tranquilo ella no te necesitará, va a estar bien sin ti.

Te agradezco mucho porque a raíz de lo que hiciste me he dado cuenta de que puedo ser fuerte, que valgo más de lo que creía, merezco un amor completo y no migajas, y lo más importante, que tengo una hija por la cual daré y haré todo, y que ahora puedo llamar a esta increíble niña solo mía.

Publicado en Familia