Hola mis queridos amantes del mundo asiático, actualmente me encuentro leyendo sobre las distintas Ceremonias del Té, esta es una bebida muy común en los países asiáticos, y no solo común, para ellos es un ritual, que tiene su historia y sus pasos, algo muy importante y de relevancia en estos países, por lo tanto para satisfacer mi curiosidad y porque no decirlo, mi ignorancia, me estoy dedicando a conocer mucho mas al respecto, y como se ustedes al igual que a mí nos gustaría viajar a conocer esas hermosas tierras que solo vemos en dramas.

De los muchos artículos que he leído, este me llamo mucho la atención por lo que he querido compartirlo con ustedes….

Un recorrido por la cultura tradicional del té de Corea

La temperatura sigue bajando, el follaje de los árboles empieza a teñirse de tonos rojos intensos característicos del otoño, y nada más apetecible que una humeante taza de té. Ya sea un rápido remedio para enfrentar inesperada mañanas frías, o si falta la energía después de un agotador verano, nada mejor para el otoño que una bebida caliente que aporte nutrientes para iniciar el día.

El origen de la cultura tradicional del té de Corea se remonta al siglo III. Beber té es una experiencia para agasajar a los cinco sentidos (foto: Yonhap News)”

En Corea, donde la cultura del consumo y cultivo del té son tanto un estilo de vida como un ritual que se remontan al siglo II a. D. C., las múltiples virtudes del té se tienen en muy alta estima. Incluso la afición por el café de los consumidores sigue creciendo, las acciones que se emprenden para conservar la rica herencia del té de Corea siguen realizándose.

La cultura del té en la historia coreana

“Más que un lujo o un pasatiempo, nuestra cultura del té tiene una historia muy larga y reviste gran importancia como parte de los rituales reales, así como en la etiqueta social”, afirmó Kim Eui-jung, poseedora del título de Bien cultural intangible número 27 de Seúl, el Gunjung Darye (o ceremonia real de té). En los ensayos de Kim sobre la historia del desarrollo y práctica de darye (ceremonia del té), se menciona a Geodeung, el rey de Gaya en la época de los Tres Reinos (199-259). De acuerdo con Samguk Yusa, crónica de esta época, Geodeung instituyó un día oficial para rendir honores en el santuario de los antepasados de la familia real de Gaya. Como parte del ritual, se presentaban ofrendas de arroz, pasteles, bebidas alcohólicas, frutas y té.

Kim eui-jeong es depositaria del título del Patrimonio Cultura Intangible de Seúl número 27, Gungjung Darye (o ceremonia de té real). Kim fue instruida en esta tradición por su madre, quien, a su vez, la recibió de las damas de la corte Joseon (foto: Yonhap News)”

En la obra Samguk Sagi (Historia de los Tres Reinos), la costumbre de consumir té se difundió ampliamente desde la época del reinado de la Reina Seondeok (632-647) de Silla, hasta llegar a la época del Reino Heungdeok (826-836). Se dice que los Silla hwarang, o literalmente, “flor de jóvenes”, un grupo de elite de jóvenes que recibía una educación aristocrática, así como entrenamiento en diversas destrezas militares eran afectos al té, el cual se preparaba en braseros de piedra. La costumbre de beber té servía a los hwarang para fomentar la camaradería entre ellos, y también para hacer alarde del dominio de la etiqueta entre sus pares.

Jovencitos recrean una tradicional ceremonia de té coreana. En tanto práctica cultural, las ceremonias del té ponían énfasis en las expresiones de decoro, tal y como se habían venido conservando en las tradiciones confucianas y budistas (foto: Yonhap News)”

Se sabe que en esta época también los monjes consumían y eran afectos al té, el cual formaba parte de las ofrendas presentadas en los templos. El consumo del té era el pasatiempo favorito de Wonhyo, destacado monje erudito de la tradición budista coreana. El té fue el célebre regalo que ofreció otro monje al Rey Gyeongdeok (742-765), monarca al que se recuerda por haber ordenado la construcción del Templo de Bulguksa.

En la época del Reino de Goryeo, la cultura del té floreció a la par de la expansión del budismo, y se volvió un elemento imprescindible no sólo en el palacio real, sino también entre literatos y en el ámbito religioso. El té no podía faltar tanto en ritos formales como informales, se ofrecía en las ceremonias para festejar cumpleaños y bodas reales, así como para dar la bienvenida a representantes del extranjero.

Una bebida benéfica para la salud

Uno de los aspectos de la cultura coreana, el cual es patente en la práctica del consumo de diversas variedades de té es la creencia tradicional, formalizada ya por la medicina tradicional asiática, de que alimento y medicina son homólogos: la alimentación adecuada, es por sí misma una medicina para el cuerpo. Además, con los ingredientes utilizados para la preparación de buenos medicamentos también se pueden obtener buenos alimentos.

Entre las variedades que existen de té, o cha, tradicionalmente favorecidos en Corea, se cuentan los que se preparan a partir de granos, los de hojas de plantas, frutas, flores y extractos medicinales. Con grano se preparan tés tales como el cremoso yulmu, a partir de semilla molida de lágrimas de Job, (Coix lacryma-jobi), y el té de barbas de maíz, muy apreciado por su acción antioxidante. Entre los tés más populares preparados con hojas de plantas están el té duchung, preparado con corteza de eucommia, un ingrediente favorito en la medicina herbolaria, así como el té de hoja de caqui. Muy apreciados también eran las infusiones más dulces que se preparaban con yuja (cidra) y mogwa (membrillo). El té de crisantemo y el de insam (ginseng) se preparaban con los brotes y raíces de las plantas, y nos pueden dar una idea de la gran variedad existente de tés coreanos.

A vivir la cultura del té de Corea

Desde su elaboración hasta su consumo, al té se le ha considerado tradicionalmente en Corea menos como bebida y más como una experiencia. El sonido que produce el agua caliente al servir el té con parsimonia, los líquidos nítidos y coloridos que van llenando las tazas, los excepcionales aromas que se logran con la combinación de diversos ingredientes, la compostura de manos y brazos cuando llevan el té a los labios del degustador, y el primer sorbido lento y discriminador, es toda una experiencia que es un deleite para los cinco sentidos.

 “La Asociación para la Cultura del Té de Corea presenta un Programa de Etiqueta Tradicional de Té en Yeongchunheon (en la foto), en el Palacio de Changgyeonggung dos veces al mes (foto: Yonhap News)”

A quienes les interese profundizar en el tema de las ceremonias de té tradicionales de Corea, se les informa que la Asociación para la Cultura del Té de Corea presenta un programa de Etiqueta Tradicional de Té en Seúl en Yeongchunheon, en el Palacio de Changgyeonggung el primer y tercer sábado de cada mes, de abril a octubre. Los participantes visten hanbok y se les instruye sobre la ceremonia y etiqueta del té, y se les enseña a elaborar dasik (pastelillo prensado que tradicionalmente acompaña al té), y también se realizan diversos ritos conmemorativos.

Kwon Jungyun, redactora de Korea.net

(Traducción: Raúl Bautista Gutiérrez)


Bueno mis queridos amantes de lo asiático, espero que esta lectura les haya gustado y la hayan disfrutado tanto como ya. En la Segunda parte de Ceremonia del Té en Corea del Sur, les dejare paso a paso de esta hermosa ceremonia

내가 너를 사랑해. 너를 사랑해.

naega neoleul god salanghae. neoleul salanghae.

Sasye-DoramaVzlaFans

Publicado en Cocina
Fuentes consultadas:
http://spanish.korea.net/NewsFocus/Culture/view?articleId=103201