Aunque nadie quiere caer enfermo, casi todos pisamos el hospital alguna vez en nuestra vida. En la mayoría de ocasiones son solo visitas rutinarias, análisis y alguna gripe fuerte.

En otras ocasiones nos vemos obligados a ingresar como internos por alguna dolencia más grave que nos obliga a permanecer en la cama del hospital por algunos días.

Es en esos momentos cuando valoramos realmente lo que significa la sanidad y estar rodeados de buenos profesionales, en especial aquellas auxiliares y enfermeras que con mimo y una sonrisa cuidan de ti.

Algunas de ellas se preocupan tanto por sus pacientes que pueden llegar a implicarse emocionalmente, sufriendo por nosotros y llorando de alegría por nuestra recuperación como ocurre en el siguiente video, en el que una chica que había pasado 11 días en el hospital aquejada de una parálisis completa de cintura para abajo sorprende a su enfermera favorita volviendo a caminar.

Original: Love our nurses!

Publicado en Familia