La reciente investigación de un grupo de científicos alemanes sobre los niveles de oxígeno de nuestros océanos, ha demostrado que este se ha visto reducido en la última mitad de siglo. ¿El motivo? El ser humano, como no.

Los investigadores, que publicaron el estudio a través de la revista Nature, han recopilado y estudiado los datos sobre los niveles de oxígeno oceánico en los últimos 50 años, concretamente entre 1960 y 2010, determinando que se ha reducido en un 2%.

Los científicos del Centro GEOMAR Helmholtz para la Investigación Oceánica en Alemania describen la caída como “no crítica” hasta el momento. Sin embargo, advierten que, de seguir así en el futuro, esta situación podría traer graves consecuencias para las criaturas y fauna marina, así como para las economías pesqueras y de costa. Así lo cuenta el oceanógrafo Lothar Stramma:

Aunque la ligera disminución de oxígeno en la atmósfera se considera actualmente no crítica, las pérdidas de oxígeno en el océano pueden tener consecuencias de largo alcance debido a la desigual distribución. Para las pesquerías y las economías costeras este proceso puede tener consecuencias perjudiciales“.

Para esta investigación se recopilaron cientos de miles de mediciones históricas y contemporáneas sobre el oxígeno oceánico, incluyendo datos de regiones remotas y del mar profundo, donde la información detallada es menos fácil de obtener:

“Por primera vez hemos podido documentar la distribución del oxígeno y sus cambios en todo el océano. Estas cifras son un requisito previo para mejorar las previsiones de los océanos del futuro”.

Causa: el ser humano y el cambio climático

El aumento continuado de las temperaturas en todo el mundo, a consecuencia del cambio climático, desencadena una reacción química bajo el mar: el agua, cuanto más caliente, es menos eficiente para atrapar gases como el oxígeno. Además, el agua es más ligera y se expande más, por lo que el oxígeno apenas puede llegar a las profundidades más bajas del océano.

Además de la caída general en los niveles de oxígeno, los investigadores descubrieron que la cantidad de agua sin oxígeno en ella se ha cuadruplicado desde 1960. La mayor caída fue en los océanos Pacífico Norte y Ecuatorial, que por sí solos representan casi el 40% de ese 2% global.

Consecuencias catastróficas

Lógicamente, la disminución de oxígeno en nuestros océanos traerá graves consecuencias para las especies que habitan en ellos, así como para los ecosistemas submarinos que equilibran nuestro planeta. 

Por este motivo, los científicos ahondan más en la cuestión y advierten que si esta situación continúa, las zonas inhabitables de los océanos crecerán aún más. Esto conduciría a su vez a zonas fragmentadas de vida y una presión adicional sobre las especies submarinas.

Los investigadores también advierten de que se pueden esperar implicaciones de largo alcance para los ecosistemas marinos y de pesca. Basándose en la tendencia existente, se estima que de aquí a 2100 este 2% podría convertirse en un 7%.

Por supuesto, un desastre de estas características terminaría afectándonos también a nosotros, puedes dependemos en gran medida de los océanos y sus ecosistemas. 

Sin embargo, los científicos se muestran optimistas, ya que ahora cuentan con más datos para averiguar qué es lo que está pasando y cómo podemos evitarlo. Aún estamos a tiempo.

Publicado en Verde
Fuentes consultadas:
https://www.washingtonpost.com/news/energy-environment/wp/2017/02/15/its-official-the-oceans-are-losing-oxygen-posing-growing-threats-to-marine-life/?utm_term=.0b6dc8edd8da
http://www.nature.com/nature/journal/v542/n7641/full/nature21399.html
http://www.geomar.de/en/news/article/weniger-sauerstoff-in-allen-meeren/