Un hombre explota de rabia durante una concentración de UGT en la Plaza Mayor de Ciudad Real. El pueblo está cansado de un gobierno corrupto que recorta en ayudas sociales, de sindicatos que defienden al trabajador con una mano pero que con la otra se llenan los bolsillos. Aunque este ciudadano dirige su ira contra una parte de la izquierda, es una voz más de reacción por la situación política en la que nos encontramos. Esto no va de izquierda o de derecha, va de egoismo y corrupción generalizada.

Publicado en Miscelánea