Hace unos días una ilustradora publicó en twitter una conversación con una chica la cual le había llamado sinvergüenza por querer cobrar a su madre por un logo. Y es que claro, es normal, ¿cómo se le ocurre a la ilustradora querer cobrar por su trabajo? ¡Vamos hombre! Ni que tuviera que pagar una casa, facturas, comer…

Estamos hasta las narices, para qué negarlo.

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
https://twitter.com/xIreneWeasleyx/status/803675615937208320