Cochayuyo_1

En la línea de productos naturales altamente beneficiosos para la salud, como pudimos ver con el ajo o las plantas que funcionan como antibióticos naturales, hoy queríamos hablaros del cochayuyo, un alga comestible que crece en abundancia en las aguas de Chile, Nueva Zelanda y del Océano Atlántico. De hecho, los chilenos la han introducido dentro de su gastronomía.

El cochayuyo es un alga mucho más carnosa y fibrosa que otras que podamos encontrar en el mercado, con menor salinidad, y es una fuente fantástica de vitaminas, minerales y antioxidantes. Además, su alto contenido proteico y fibra la convierten en un aliado sensacional en las dietas, ya que además posee propiedades desintoxicantes, purificadoras y revitalizantes. ¿Qué más se puede pedir en un solo alimento? Pues eso no es todo…

Propiedades y beneficios del cochayuyo

Como os decía, posee una gran cantidad de minerales esenciales que vigorizan nuestro cuerpo y le brindan la energía necesaria para afrontar nuestra rutina, como yodo, magnesio, hierro y calcio. Además son un suplemento vitamínico muy rico en vitamina A, B1, B12, C, D, E y ácido fólico.

Sus propiedades desintoxicantes permiten la expulsión de toxinas como el arsénico de forma natural a través de las heces, además protege el hígado. Por eso suele recomendarse a personas que padecen alcoholismo o anemia, así como a deportistas que buscan mejorar su calidad de vida.

Otra de sus cualidades es su efecto saciante y supresor del hambre, debido a su expansión natural en el estómago. Además su contenido calórico y en azúcares es prácticamente nulo, por lo que se convierte en un aliado perfecto para las personas que se están sometiendo a una dieta de control de peso. También, es muy sugerida a personas diabéticas en proceso de adaptación a una dieta libre de azúcares, ya que ayuda a controlar los niveles de insulina en la sangre.

Sin embargo, una de las cosas que más caracterizan al Cochayuyo es su alto contenido en fibra vegetal, que equivale prácticamente al 50% de su composición, ayudando a regular las funciones del tracto digestivo, reduciendo la acidez o reflujo, malas digestiones y el estreñimiento.

Ideal para personas que padecen enfermedades reumáticas, como la artritis o la osteoporosis, debido a su alto contenido en magnesio y calcio, del mismo modo que previenen enfermedades cardiovasculares, reduciendo la aparición de trombos y regulando la presión arterial.

Usos aplicados a la cosmética

Aunque no es la materia que más nos compete, hay que decir que su gran cantidad de propiedades hacen que el cochayuyo se haya convertido en uno de los compuestos preferidos del campo de la cosmética.

Sus compuestos antioxidantes hacen que prevenga el envejecimiento, por ello es muy utilizada para fabricar cremas y mascarillas. De hecho, nosotros mismos podemos elaborar una mascarilla casera y aplicárnosla directamente sobre la piel para conseguir un efecto más directo de sus beneficios. Del mismo modo, si la mezclamos con arcilla y otros elementos, podemos hacer un exfoliante maravilloso, cuyas propiedades desintoxicantes harán desaparecer todas las impurezas.

El cochayuyo también acelera el proceso de cicatrización al colocarse sobre la herida, ya sea en forma de ungüento o directamente como alga.

Maneras de consumirla

Se puede comprar en una gran cantidad de herbolarios o tiendas naturistas, y normalmente se vende seca. Puede ser hidratada nuevamente en casa con agua para ser usada como verdura o vegetal, aunque también podemos agregarla a las comidas seca, como si se tratara de una especia. En algunos lugares, el cochayuyo se utiliza para hacer mermelada, dado que después de hidratarla su calcio se vuelve gelatinoso, brindándole la consistencia necesaria que necesita la receta.

Si lo que queréis es usarla en productos cosméticos caseros, se recomienda machacarla para una mejor manipulación en mascarillas o lociones.

Contraindicaciones

Al ser un producto natural, sus efectos adversos son más bien pocos. Sin embargo, su alto contenido en yodo hacen su consumo desaconsejable en personas con problemas de tiroides, ya que estimula la glándula y podría causar desajustes en el metabolismo.

A modo de consejo, cuando incorporemos un nuevo producto de este tipo en nuestra dieta, siempre es recomendable consultárselo a nuestro médico para un seguimiento y una supervisión regular.

Vía: Ecoinventos
Fuente: Botanical Online

Publicado en Salud