Después de ver cómo preparan los crepes en Seattle, se nos hace difícil probar cualquier otra variedad.

Por eso, para que os los preparéis vosotros mismos en casa, hoy queríamos mostraros la forma más fácil de hacer la famosa mezcla para crepes: con una botella de plástico.

Efectivamente, habéis leído bien. Con la ayuda de un embudo y una botella de plástico, no tendréis que ensuciar prácticamente nada para preparar la famosa mezcla, eso sin contar con que también ahorraréis bastante tiempo.

Bien, lo primero de todo son los ingredientes que vais a necesitar:
crepes_1

– 1 taza de harina
– 1 cucharada de azúcar
– 1 pizca de sal
– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
– 2 huevos
– 2 tazas de leche

Pero si lo que queréis es preparar unas deliciosas tortitas, los ingredientes varían ligeramente:

– 1 taza de harina
– 2 cucharadas de azúcar
– 2 cucharaditas de levadura química
– 1 pizca de sal
– 2 cucharadas de azúcar
– 1 huevo
– 1 taza de leche

Independientemente de la opción que vayas a escoger, echa todos los ingredientes dentro de una botella de plástico con ayuda del embudo y agítala enérgicamente para mezclarlos bien. Ahora ya tenemos nuestra masa de crepes ¡Y sin haber ensuciado nada!

Recuerda que toda la masa sobrante podrás guardarla tranquilamente en la nevera hasta un nuevo uso.

Ahora lo único que tienes que hacer es verter el contenido de la botella directamente sobre la sartén -aconsejo poner un poco de mantequilla en esta previamente para que no se peguen- y, con un par de vueltas, ya tendréis los crepes listos para comer 😀

Más fácil imposible, pero si te ha quedado alguna duda, puedes echarle un vistazo al vídeo en el que veréis todo el proceso. ¡Bon appétit!

Vía: Handimania

Publicado en Cocina