Para disfrutar un buen filete lo más importante es la calidad de éste, pero de nada sirve una materia prima excelente si a la hora de prepararlo lo hacemos de manera incorrecta.

Aunque parezca sencillo, hacer un filete no es sólo darle la vuelta en la sartén y dorarlo por cada lado, sino conseguir que no esté crudo, su interior sea uniforme y jugoso y su exterior lo suficientemente dorado.

Cuando la carne es gruesa, muchos chefs le dan una vuelta en la sartén y luego lo meten en el horno, pero hay una técnica que puede hacer que el filete no sólo pierda un ápice de su sabor, sino que lo potencie y para ello tendremos que cocinarlo al revés. ¿Pero cómo? En el siguiente vídeo de Fude House nos lo explican.

Una vez que dominéis la técnica, podéis probar con pasarlo por un último toque de brasa. Dudo que exista una manera mejor de hacer un buen filete.

Original: Fude House

Publicado en Cocina