Hoy os traemos un pasatiempo ideal para los niños con el que podrán disfrutar de un día de juegos maravilloso sin moverse del patio trasero de casa. Además, aprovechando que viene el buen tiempo, estoy seguro de que van a agradecerlo bastante.

Se trata de una serie de pistas de carreras que darán un toque muy alegre a vuestro jardín, ya que podréis personalizarlas, incorporando y quitando elementos a vuestro gusto. Es lo bueno de fabricar un juego casero.

Estos son algunos de los modelo que te proponemos, pero estamos deseando ver vuestras propias creaciones:

Un circuito donde los niños podrán hacer correr sus coches y sus ¿dinosaurios?

circuitos_DIY_6
Este diseño es bastante sencillo: lo único que tienes que hacer es el cerco correspondiente a cada uno de los caminos, y después aplicar una mezcla de arena y cemento con óxido de polvo negro para crear el asfalto. Después, con tiza o pintura blanca, pinta las marcas viales y listo. ¡A correr!

Un circuito con zona de obras, un túnel y un sitio para veranear

circuitos_DIY_3
El túnel está fabricado con un tubo de PVC, totalmente camuflado para ser más realista. El foso de arena resulta fantástico para los coches con temática de obras públicas o para que los niños hagan castillos.

Si lo que le gustan son los trenes, puedes probar a crear un circuito de esta forma tan original

circuitos_DIY_7
Dos enormes maceteros unen el trayecto de este trenecito de juguete, por lo que podría suponer una opción fantástica si no estás dispuesto a hacer agujeros en el jardín. ¡Cualquier cosa es válida!

Un circuito adoquinado

circuitos_DIY_2
Incluso unos cuantos adoquines podrían convertirse en el asfalto de los coches de carreras de tus hijos.

Tutorial para construir la pista de carreras definitiva

circuitos_DIY_4
Este circuito es algo más complicado, por lo que vamos a explicarte cómo se hace. Veamos, lo primero de todo es reunir los materiales que necesitas:

– 2 bolsas de mezcla de arena y cemento
– Malla rectangular de alambre (Bricktor)
– Polvo de óxido negro
– Un neumático viejo
– Selección de plantas pequeñas
– Pala
– Un tubo (como los flotadores de la piscina)
– Pintura blanca en aerosol
– Una cuerda
– Otros objetos de jardinería

¡Manos a la obra!

1. Con ayuda de la cuerda, trazamos el circuito de la pista de carreras. Marcamos el terreno con pintura y después, con la pala, excavamos unos 10 cm en la tierra (también a lo ancho, para que puedan caber varios coches a la vez). Recuerda que si vas a poner un neumático, tienes que cavar más, ya que están incrustados en la tierra más o menos hasta la mitad.

2. Mezcla las bolsas de arena y cemento con el óxido de polvo y añade agua hasta que la mezcla se ponga rígida. Puedes hacerlo encima de una carretilla. Utiliza la malla de alambre para evitar que el hormigón se agriete en un futuro y después alisa la superficie con una llana de madera. En caso de que el color no haya quedado muy oscuro, puedes añadir más polvo de óxido negro sobre la superficie.

3. Fabrica una plantilla para decorar la línea de salida y la de llegada. Si quieres, puedes añadir una línea discontinua a lo largo de la pista. Utiliza la pintura blanca.

4. Decora el interior de la pista; sustituye el césped por plantas pequeñas y toda la tierra que has tenido que sacar. Añade algún refuerzo con el tubo de la piscina cortado por la mitad para darle más realismo.

Carrera para dos bólidos creada con un rulo de piscina

circuito-jardin-3

circuito-jardin-4
circuito-jardin-2

circuitos_DIY_5
Con este modelo podrías tener a tus hijos discutiendo por ver quién llega antes en menos de 5 minutos  :).

Vía: lifestyle, woohome

Publicado en Familia