Quizás con la receta de hoy me esté delatando un poco, en cuanto a la debilidad que siento hacia la cocina italiana, particularmente por la pasta. Después de haberla probado en muchas de sus variedades y tipos, he de confesar que esta forma de cocinarla me ha dejado perplejo, por lo que no he podido evitar compartirla con todos vosotros.

Se trata de un pastel de rigatoni, cuya originalidad reside en que cada una de las piezas están colocadas de pié sobre un molde redondo. Después de añadir la salsa boloñesa -que habrá que introducir muy bien por el orificio de cada uno de los rigatoni- y el queso, metemos el “pastel” en el horno durante 30 minutos a 180º.

Estoy deseando probar el magnífico resultado, por lo que si os animáis a hacerlo no dudéis en compartir todas vuestras impresiones.

Original: Diana DeLaFuente

Publicado en Cocina