Los teléfonos inteligentes se han convertido en una parte casi fundamental de nuestro día a día. Esta tecnología ha evolucionado a pasos agigantados en apenas una década. Es difícil imaginarnos una jornada entera sin estar conectados a internet de algún modo aunque, como en todo, recomendamos un uso responsable de los smartphones.

El problema es que, como pasa con casi toda la tecnología, estos dispositivos suelen ser bastante frágiles. Ya sea por la archiconocida obsolescencia programada, o porque resulta más barato y más rentable -para las empresas- que nuestros teléfonos se escacharren al más mínimo golpe, tenemos que andarnos con mucho cuidado.

Uno de los peores accidentes que nos puede suceder en nuestro dispositivo móvil, es que se nos moje de una u otra manera. Tanto si es por un despiste, porque una broma salga mal o por la crueldad del destino, cuando el teléfono acaba sumergido en el agua la cosa pinta bastante mal. O eso creíamos nosotros, ya que en el siguiente videotutorial nos van a dar unos consejos fantásticos, además de un sencillo truco para aumentar las posibilidades de supervivencia del aparato.

No podemos garantizaros que el truco vaya a funcionar al 100%, ni tan siquiera que el teléfono quede en las mismas condiciones que estaba, pero es algo que tampoco va a causarle más daños, por lo que intentarlo no estaría de más. En el vídeo os explicarán todos los pasos a seguir para intentar resucitar vuestro smartphone.

Solo un pequeño apunte antes de dar paso al vídeo: pase lo que pase y hagas lo que hagas, NUNCA enciendas el teléfono después de que se te haya caído al agua, esto solo lo estropeará más.

Fuente: Singtel

Publicado en Tecnología y videojuegos