Con la entrada del nuevo año todos nos hacemos un lista, ya sea en nuestra imaginación o escrita, de aquello que queremos conseguir en el año que acaba de empezar. Nosotras queremos ayudarte a confeccionar esa lista y a que no te frustres al realizarla pero tampoco conforme vaya pasando el tiempo.

De nada vale ponerse objetivos enormes como voy a ir al gimnasio 5 días de 7 que tiene la semana. Es mejor comenzar por objetivos más pequeños. En este caso: voy a ir 2 días a la semana.

Piensa en los pequeños logros que vas haciendo para llegar a tus propósitos, no te castigues cuando no cumplas tus objetivos. Si te propones cuidar más tu alimentación, es muy difícil comer todos los días sano pues algún día comas fuera de casa, piensa que es un autoregalo que te das para continuar con tu nueva rutina.

Nuestros objetivos pueden ser flexibles e irse modificando con el paso del tiempo. Imagina que el día 31 de Diciembre te dijiste a ti mismo que quieres cambiar tu estilo de vida, y aún no lo hayas conseguido del todo, observa el camino que llevas recorrido y lo que puedes hacer para seguir en el. Podemos redefinirlos.

Piensa en aquello que más te motive o te haga feliz pues será más fácil conseguir tus metas si existe algo que te mueva. Hazlo por y para ti mism@.

Cuando hacemos las cosas por los demás podemos conseguir muchas pero cuando la hacemos para [email protected]/* */ [email protected]/* */ es más fácil ser constante y tenaz.

Finalmente, refuérzate en los pequeños pasos pues te recordaran lo cerca que estás y te harán disfrutar del camino. La verdadera felicidad está en disfrutar el aquí y el ahora, es dónde vivimos.

Publicado en Salud