Cuidado del Cuero:

Mantener su buen aspecto de origen. Cada 15 días pase (sin frotar) un paño húmedo con agua no calcárea. Esta operación permite eliminar el polvo.

Cada 6 meses, lleva a cabo una limpieza profunda del cuero. Para ello utiliza un champú para el cuero, seguido de una crema especial que permita hidratarlo y protegerlo.

Renovación del cuero:

– Espolvorear talco sobre un paño de franela y limpiar el cuero. Mezclar esencia de trementina y cera de abeja (en las proporciones dos tercios/un tercio) y aplicar esta mezcla con un paño no absorbente dejando que penetre en el cuero. Dejar secar y sacar brillo con un paño.
– Frotar el cuero suavemente con un paño húmedo embebido en agua mezclada con vinagre blanco. Una vez seco, impregnar el cuero con aceite de lanolina con ayuda de un algodón. Esperar 24 horas. Sacar brillo con un paño.

Trucos de limpieza del cuero:

Para limpiar Bolsos Carteras Billeteras Cinturones Morrales Portanotebook de cuero:

Mezclar 1 tapita de shampoo de bebé diluido en un vaso de agua. Con esta preparación se debe limpiar por secciones cortas de aproximadamente 10 centímetros y luego se debe, con un trapo húmedo, retirar la preparación. Es importante que, a medida que se limpia, se cambie la parte usada del trapo y se use una nueva.

Para limpiar zapatillas y los zapatos

Mezclar 1 tapita de shampoo de bebé diluido en un vaso de agua. Luego pasar la preparación con ayuda de un trapo limpio y emplear un cepillo de dientes de cerdas suaves para las áreas muy sucias. Secar con un trapo húmero en agua tibia.

Para limpiar las Camperas Chalecos Tapados Chaquetas de cuero.

Sumergir la prenda en un recipiente donde exista una mezcla de 2 tapitas de shampoo de bebe en tres vasos de agua tibia. Luego, se debe cepillar suavemente las partes que suelen ensuciarse más (como el cuello y los puños) Se debe después enjuagar con agua tibia y presionar (no torcer) para retirar el exceso de agua. Tratar que el proceso de lavado de la prenda sea lo más breve posible, ya que no conviene dejar la prenda en remojo.

Una vez esté escurrida y para que se seque, se debe colocar boca abajo, lo más estirada posible, sobre una superficie plana por 24 horas. Ésta debe quedar bajo el techo (no exponer la prenda al Sol). Luego de trascurrido ese tiempo, se debe voltear la misma y se estira con la mano. Si aún está húmeda, pasar un secador de cabello para terminar de secarlo. 

http://www.livana.com.ar/

Publicado en Moda y belleza