Salvando las distancias, ser dueño de un perro tiene muchas similitudes con ser padre o madre. Para los padres nuestro hijo es el el más guapo, el más listo, el más cariñoso y el mejor, siempre. A los dueños de un can nos pasa algo parecido, tendemos a pensar que nuestro perro es el más listo, el más guapo, el más cariñoso y el mejor.

La mayoría de todos estos aspectos son bastante subjetivos (si mi perro es bonito para mi, quién es nadie para intentar convencerme de que no lo es), pero el aspecto de la inteligencia está sujeto a ciertos parámetros. Como no podemos darle un bolígrafo a nuestro can para que nos haga un examen, os vamos a enseñar 6 pruebas con las que vamos a poder “medir” la inteligencia de nuestro amigo perruno.

Este test es una versión reducida (pero igual de fiable) del que ha sido desarrollado por el etólogo Stanley Coren y se recomienda no hacer más de una prueba al día para que no se agobie tu amigo de 4 patas. Si tu perro no obtiene altas puntuaciones tampoco te desesperes, recuerda que hay ejercicios para desarrollar su intelecto. También tienes que tener en cuenta que depende de la raza o los hábitos a los que le hayas acostumbrado pueden favorecen o no el desarrollo de su inteligencia.

Empezamos con el test:

1- La toalla en la cabeza

Para empezar el test, coge una toalla o una manta y colócala encima de la cabeza de tu perro. Hazlo con cuidado para no asustarlo. Ahora cronométralo, si consigue quitársela antes de 15 segundos dale 3 puntos, entre 15 y 30 dale 2 puntos, si tarda más de 30 segundos dale un punto. Si tras haber pasado 3 minutos tu perro no se ha quitado la manta quítasela tú, no se vaya a asfixiar y ya no hace falta que sigas haciendo el test, el pobre es tonto de remate.

Ten en cuenta el tamaño de la toalla y del perro, no le pongas una toalla familiar si tu perro es un chihuahua ni una toallita de manos para un Gran Danés.

2- Los trileros

Para esta prueba necesitaras 3 vasos iguales y opacos. Ponle un poco de su comida favorita o su juguete preferido, enséñale como lo escondes debajo de uno de los vasos. Ahora vete a dar una vuelta con él y vuelve pasado un rato. Si tu perro va directamente al vaso donde está el premio, dale 3 puntos, si lo encuentra a la segunda dale 2 puntos, si le llevó 3 intentos dale 1 punto, si no hace ni caso a los vasos… Bueno, hay perros muy pasotas.

3- El lugar favorito

Todos los animales tienen un lugar favorito donde se sienten a gusto y seguros. Cuando tu perro no esté en la habitación cambia la ubicación de los elementos de la estancia. Ahora invítale a pasar. Si entra directamente a su lugar favorito sin importarle cómo has cambiado la distribución dale 3 puntos, si tarda más de 30 segundos dale 2 puntos, si elige otro lugar dale 1 punto, si sale corriendo de la habitación asustado dale un abrazo.

4- El premio difícil de alcanzar

Pon un premio en un sitio donde solo pueda meter sus patas para alcanzarlo. Puede ser debajo de una mesita, un mueble, etc. Si consigue alcanzarlo en menos de un minuto dale 3 puntos, Si utiliza las patas y el hocico para alcanzarlo dale 2 puntos, si se rinde y se va, dale 1 punto, si opta por destrozar el mobiliario para alcanzar su objetivo dale unas caricias que puede que esté algo tenso.

5- El paseo sorpresa

Los perros son unos animales que se mueven por rutinas, normalmente están acostumbrados a salir a la calle a la misma hora todos los días. Esta prueba consiste en, a una hora a la que no acostumbres a pasear a tu perro, coge su correa y las llaves de tu casa mientras él te observa. Si se levanta emocionado dale 3 puntos, si no se mueve hasta que no te ve cerca de la puerta dale 2 puntos, si no se mueve y se le ve confundido dale 1 punto.

6- El muro

Con un cartón o una madera crea una especie de muro como el que ves en el vídeo. Coloca un premio detrás del improvisado muro a la vista de tu mascota. Si rodea la estructura para alcanzar la comida en menos de 30 segundos dale 3 puntos, si tarda entre 30 segundos y 1 minuto dale 2 puntos, si intenta meter la cabeza por el hueco destrozando toda la estructura, dale un punto, tu perro no será el más listo, pero si el más fuerte.

Resultados finales:

16 puntos o más: tienes al Albert Einstein de los perros, si le das un bolígrafo y un papel es posible que te haga la declaración de la renta ¡y te salga a devolver!
Entre 13 y 15 puntos: No te puedes quejar tu perro es más listo de lo normal
Entre 9 y 12 puntos: Tienes un perro con una inteligencia normal, ni mucho ni poco.
Entre 5 y 8 puntos: Tu perro es un poco lento, no pasa nada, con un poco de entrenamiento puedes conseguir que suba en el ranking.
Entre 1 y 4 Puntos: Tienes al Ralph Wiggum de los perros, tal vez no sea el más listo, pero seguro que te quiere igual o más que cualquier otro y tú a el.
0 puntos: ¿Estás seguro de que tu perro está vivo? quiero decir, este test no funciona con los perros de peluche.

Bueno, contadnos los resultados de vuestro querido amigo, el mío sacó un 4 pero yo lo quiero igual o más que si hubiese sacado la máxima nota.

Fuente: Recreo Viral

Publicado en Animales