ESTÁ TAN DE MODA HABLAR DE PERSONAS Y RELACIONES TÓXICAS, QUIZÁS NO POR QUE SEAN MAYORITARIAS, SI NO POR QUE HACEN MUCHO DAÑO. YO CREO QUE LA MODA ES EL TERMINO TÓXICO, ANTES SE DECÍA “MALA PERSONA”. SON PERSONAS FUNDAMENTALMENTE POCO EMPÁTICAS, QUE PROYECTAN SUS CARENCIAS. CREEN QUE PONIENDO EL FOCO NEGATIVO FUERA, EN EL OTRO, SUPERAN SUS MISERIAS Y PROBLEMAS.

Perfiles de personas tóxicas más comunes

Mas que hablar de perfiles hablaría de características que pueden incluso confluir en una persona o que en determinado momento cualquiera de nosotros nos comportemos según estos caracteres. Los principales serían:

  • Envidioso. Es esa persona que desean aquello que los demás tienen o consiguen e intentarán boicotearlo. Siempre tratará de buscar cómplices envenenando y contagiando a otros con sus críticas y quejas.
  • Dictador. Suelen ser personas que desempeñan un cargo de autoridad. Frecuentemente son muy inseguras y por ello necesitan echar responsabilidades de sus carencias a sus subordinados para así poder sentir más control y poder que tienen, aunque nunca se sienten satisfechos. Para ello es capaz de humillar, amenazar imponiendo su criterio. La vulnerabilidad de sus subordinados es su fortaleza.
  • Manipulador emocional. Es más complicado de ser descubierto. Maneja adecuadamente las habilidades sociales no mostrándose peligroso. Es un lobo con disfraz de cordero. Tienen una gran capacidad para hacerte creer que empatiza contigo. Cuando se crea atacada utilizará todo aquello que tu le has confiado. Y será capaz de dejar la pelota en tu tejado haciéndote sentir culpable. Utilizan la mentira con total naturalidad. Saben muy bien como contaminar su entorno social (familiar, amigos y compañeros de trabajo). Si están enfadados el entorno se sentirá triste.
  • Negativo. Son los que lo ven todo desde el prima pesimista. Están continuamente instalados en la queja. Este pesimismo hace el que estén focalizados hacia lo negativo, por tanto sus comportamiento se dirigen hacia ahí. Es la profecía autocumplida. Pienso negativamente, por tanto me baja la autoestima y esto genera inseguridad, esta falta de seguridad es el caldo de cultivo de pensar negativamente.
  • Psicópata. Es muy peligroso ya que no tiene capacidad de empatía y no siente remordimientos cuando hacen daño a los demás. Son ambiciosos y para alcanzar sus objetivos no les importa destruir a los demás. Son incapaces de sentir emociones fríos y calculadores. Pueden aprender a simular las emociones y a parecer empáticos.

Para que exista una relación tóxica, ¿depende de las dos o de una sola persona?

Al ser una relación depende de las personas implicadas en la interacción. Hay una persona que contagia y otra que no toma las medidas oportunas para no infectarse. Normalmente el que se produzca el contagio de la persona victima tiene que ver con sus carencias a la hora de relacionarse con los demás.

¿El problema está siempre en el otro?

El tóxico así lo considera, por el contario la victima se siente culpable y por tanto cree que es el único responsable de su problema.

Cómo podemos identificar si nosotros somos una persona tóxica

Resulta muy complicado que una persona con estas características sea consciente y reconozca que es tóxico. Tendría que ocurrir una experiencia muy significativa en su vida para que sea un punto de inflexión que provoque ese reconocimiento.

Lo que si es posible que cualquiera en determinadas ocasiones nos comportemos de manera tóxica influidos o no por otras personas. En este caso es posible que seamos capaces de identificar esos comportamientos tóxicos.

Como para evolucionar según cada perfil de persona /relación tóxica en el que nos identifiquemos

  • Envidioso: Antes de combatir la envidia hay que reconocer qué es lo que la provoca. Escribe y enumera los efectos negativos de sentirla. Describe de qué manera negativa ha afectado y afecta a tu vida y expresa tus sentimientos de envidia. Acepta y trata de empatizar con la persona que envidias Céntrate en lo que tienes y no en lo que te falta. Rodéate de personas agradecidas, generosos y amables, así te contagiares. Escribe un diario de gratitud escribiendo las cosas positivas que te ocurren durante todo un día. Y por último ponte la tarea diaria de hacer un cumplido sobre algo que en verdad admires a cinco personas.
  • Dictador: Para cambiar este modo de comportarse habría que trabajar sobre la falta de seguridad de base. Cambiar el bucle negativo de piensas negativamente y como consecuencia de ello baja tu autoestima y con ello tu seguridad se debilita. Todo ello es el caldo de cultivo de que pienses negativamente sobre ti y lo que haces. Y que dirijas tu comportamiento de manera tirana para compensar esos pensamientos. Al igual que funciona el bucle negativo, lo hace el positivo. Piensas de manera positiva ( voy a ser capaz, les va a gustar lo que haga, puedo hacerlo muy bien, …), incrementa por ello tu autoestima y genera en ti mayor seguridad. Y así aumentará la probabilidad de pensar de modo positivo y dirijas tu comportamiento por esta manera de pensar. Seas capaz de valorar, respetar y delegar en tus subordinados.
  • Manipulador Emocional. Ante este tipo de comportamiento existe mucha probabilidad que se hayan aprendido después de no haber tenido un desarrollo emocional saludable. Por ello convendría que fueras capaz de trabajar el reconocimiento, expresión, y regulación de las emociones. El poder gestionar adecuadamente nuestras emociones es un proceso de aprendizaje, entrenamiento y desarrollo continuo y permanente cuyo objetivo último es aumentar el bienestar personal y social.
  • Negativo: El ser capaz de pensar “Yo soy capaz…yo puedo…”. Ser positivo es eficaz para afrontar las dificultades.Pensar de manera optimista será el punto de arranque de un comportamiento positivo. Pensar de un modo positivo por sí solo no nos solucionará la vida. Pensar en positivo no es creer que todo se va a solucionar sin que hagamos nada. Pensar de un modo positivo es movilizarse, es actuar. Pensar en positivo es ver qué hay que hacer para solucionar los problemas o superar las adversidades. Sería trivializar el pensamiento positivo si creo que con dificultades soy feliz, si estoy de acuerdo en que los inconvenientes se solucionan por sí solos. Hay que actuar. Y esto implica voluntad, lucha, superación, sacrificio…Todo esto inicialmente a las personas nos causa rechazo porque nos cuesta esfuerzo. Tendemos a economizar energía. Deseamos soluciones sin trabajo. Pero en la vida la distancia entre el querer y el poder se acorta con el entrenamiento, con el esfuerzo, con la constancia. Ser optimista es ver la roca en el camino y ver las alternativas de solución disponibles: “doy un rodeo, retiro la piedra, salto la piedra”…No me quedo instalado en la queja: “tengo una piedra en el camino y no puedo hacer nada”. Por el contrario ser optimista no significa: “qué feliz estoy, qué piedra tan bonita…” Y esto haga que la roca desaparezca. Desde su concepción el cerebro está programado para la supervivencia y por ello está siempre atento a lo negativo que nos pueda suceder. No describe la realidad tal y como es, sino que valora aquello que no conoce o controla, como un potencial peligro, de modo que anticipa lo malo que nos puede acontecer de una manera automática, para que podamos evitar ese riesgo. Pero nos hace sufrir antes de tiempo. Pensar y actuar de modo positivo nos ayuda a afrontar más eficazmente las dificultades de la vida.
  • Psicópata: El cambio en este tipo de personas es muy difícil por no decir imposible, a lo único que se puede aspirar es que reconduzcan sus impulsos faltos de toda empatía y emoción hacia comportamientos que produzcan el menor daño posible, Estas personas reconocen que hacen el mal y están satisfechas con ello.

¿Te comportas de manera tóxica?

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
www.rizaldos.com