Al eco de la noticia sobre el supuesto fraude del padre de la niña Nadia Nerea, quiero dejaros unas pistas para detectar a los que quieren tomarnos el pelo y sacarnos el dinero con falsas terapias.

Cuando la enfermedad es grave o crónica el paciente y su familia tienen miedo y se sienten vulnerables. La vulnerabilidad y el miedo facilitan la aparición de pseudo ciencias, «tratamientos milagro» y demás zarandajas que consumen recursos económicos y sobre todo tiempo, tiempo que se mal emplea y se pierde en cosas inefectivas… y así se pierden oportunidades terapéuticas reales.

Cuando pensar mal de una terapia (y acertar).

Los tratamientos que buscan mejorar (económicamente) a quien los propone y no a quien los recibe tienen una serie de características en común:

las ofrecen «expertos» iniciados en una «ciencia» que conocen solo unos pocos

no publican sus resultados, son «secretos», así que es difícil acceder a sus conocimientos, contrastarlos, reproducirlos y «comprenderlos»

se basan en el «a mí me funciona» y apelan a los sentimientos, no a la ciencia, para demostrar su eficacia

utilizan la prensa y estrategias de marketing para ofertar sus servicios o conseguir notoriedad

desafían a la Medicina acusándola de inmovilista, de intereses oscuros o de buscar el lucro –justo lo que ellos hacen– o de negarles el estatus de «ciencia» transformando así su falta de rigor en victimismo –eso siempre funciona–.

no están reconocidas ni aconsejadas por las instituciones sanitarias

no están financiadas por el Sistema Nacional de Salud –SNS–.

Para más información y saber de qué forma puedes protegerte mejor, lee este enlace → ¿Tratamiento efectivo o engaño? 

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://neuropediatra.org/2016/12/05/tratamiento-efectivo-o-engano/