Imaginaros la siguiente situación: vas en un viaje familiar con tus hermanos. ¿Cuál de los siguientes escenarios se corresponde más contigo?

orden_nacimiento_hijos_2

1. Has estado planeando el viaje durante semanas: reservaste las habitaciones de hotel, miraste la guía de restaurantes, cambiaste el aceite del coche y llenaste el depósito con gasolina. También organizaste las paradas para descansar en el camino.

2. Has estado corriendo de un lado para otro durante toda la mañana, tratando de hacer todo lo que tenías pendiente antes de partir y, al final, terminas metiendo algo de comida y ropa en tu maleta en el último minuto. Si eres tú el que conduce, esperarás a poder encontrar una estación de servicio en el camino, donde puedas llenar tu depósito, que actualmente se encuentra medio vacío.

3. ¿Viaje familiar?, ¡eso suena divertido!. Vas al viaje sin nada planeado, excepto tus historias y algunas bromas. Disfrutas de la comida que tu hermano mayor trajo consigo y te das cuenta de que quizás tengas que comprarte un chubasquero para la lluvia cuando llegues a tu destino.

Si tu respuesta es la primera opción, es probable que seas el hermano mayor. Si ha sido la segunda opción, quizás seas el hijo mediano. Y si sientes que el tercer escenario es el que te describe a la perfección, entonces probablemente seas el benjamín de la familia.

El orden en el que se nace sí que importa

orden_nacimiento_hijos_3
Muchos investigadores piensan que el orden en que se nace es tan importante como el género y casi tan importante como la genética.

No existen dos niños que tengan los mismos padres, aunque pertenezcan a la misma familia. Esto se debe a que los padres son diferentes con cada uno de sus hijos, quienes nunca toman el mismo rol. Por ejemplo, si eres el niño que cuida a los demás, entonces ese rol ya no está disponible y tu hermano tomará otro, quizás el del triunfador.

Somos distintos padres para cada uno de nuestros hijos

orden_nacimiento_hijos_1

Como padres, recordaréis bien a vuestro primer hijo: aquel que mirabais para aseguraros de que respiraba cuando lo poníais en la cuna, el bebé al que amamantaste o para el que esterilizabas las tetinas y al que le disteis la mayor parte de vuestro tiempo. Este niño, es el único que siempre tendrá completamente a sus padres. Todos los demás hermanos tendrán que compartir.

Si lo piensas, los primogénitos entran a una familia de adultos que están orgullosos de todos sus progresos y asustados de que les pase algo. El mediano normalmente es dominado por el primogénito, quien es mayor, más inteligente y más competente.

En el momento en el que llega el bebé, los padres normalmente están cansados, exhaustos y es menos probable que se fijen en cada pequeño detalle. En este punto, ya sabes que tu bebé no se romperá y por tanto puedes ser más flexible tanto en la atención, como en la disciplina. Debido a esto, el bebé aprenderá desde pequeño a seducirte y entretenerte.

Mientras que el hijo mayor está programado para la excelencia y los logros, el hijo de en medio será comprensivo y conciliador. El bebé, y en este caso el pequeño, siempre busca atención. El resultado genera que el orden en que nacen sea una variable poderosa a la hora del desarrollo de la personalidad. Es por ello que aparecen estas tres categorías:

Hermano mayor: El triunfador

orden_nacimiento_hijos_5
El hijo mayor seguramente tendrá más cosas en común con otros hijos mayores que con sus propios hermanos. Debido a que han tenido tanto control sobre sus padres y gran parte de su atención cuando eran primerizos, suelen ser muy responsables y se puede confiar en ellos, saben comportarse, son cuidadosos y reflejan una versión en miniatura de sus propios padres.

Si eres el mayor, probablemente eres alguien que logra muchas cosas y que busca la aprobación de los demás, alguien dominador y perfeccionista que usa todo el oxígeno que haya en la habitación. Pueden ser encontrados en carreras de liderazgo tales como leyes, medicina o como gerente. El problema es que cuando el bebé número dos llegue, también experimentaras un sentido de pérdida. Al perder tu asiento en el trono familiar, también perderás ese lugar especial que te daba el ser el único. Toda la atención que antes era exclusivamente tuya, ahora debe ser compartida.

Hermano mediano: el pacifista

orden_nacimiento_hijos_6
Si eres el mediano, probablemente eres comprensivo, cooperativo, con sentido de la justicia y flexible, aunque también posees rasgos competitivos. De hecho, como hijo mediano, es muy probable que tengas un círculo de amigos cercanos que representen una parte adicional de tu familia. Es aquí donde encontrarás la atención que probablemente no recibiste en el seno de tu familia. Hijos medianos que cumplen este perfil fueron: Abraham Lincoln, John F. Kennedy, Winston Churchill, Bill Gates, Donald Trump y Steve Forbes entre otros. A pesar de que te desarrollaste un poco después, te encontrarás en carreras poderosas que te permitirán usar tus habilidades de negociación, para captar toda la atención que necesitas.

El rasgo de personalidad que os define como el hijo mediano, será opuesto al de tu hermano mayor o menor, pero esas increíbles habilidades sociales que has aprendido (negociar y navegar en la estructura familiar) pueden prepararte para un rol de emprendedor a gran escala.

Hermano menor: el alma de la fiesta

orden_nacimiento_hijos_7
Si eres pequeño de la familia, tus padres ya tienen confianza en sus roles como cuidadores. Por consiguiente, suelen ser más indulgentes y no prestan tanta atención a todos tus movimientos como lo hacían con tus hermanos mayores. Por tanto, has aprendido a seducir al público con tu simpatía y encanto.

Además, tienes más libertad que tus hermanos y, en cierto sentido, eres más independiente. También tienes mucho en común con tu hermano mayor, ya que ambos suelen sentir que tienen derechos y que son especiales. Tu rango de influencia se extiende a lo largo de tu familia, quienes te apoyan tanto emocional como físicamente. Por lo tanto, sientes que tienes un lugar para ti, cosa que te hace sentir muy seguro.

No es raro que muchos hijos pequeños opten por carreras como actores, directores, escritores o carreras afines. También son buenos doctores y profesores. Como el benjamín de la familia, has tenido menos responsabilidades, por lo que no buscas experiencias con mucha responsabilidad.

Hijo único: el solitario

orden_nacimiento_hijos_8
Si eres hijo único, creciste rodeado de adultos, por lo que eres más diplomático y normalmente más maduro. Esto te permite ganar en inteligencia y superar cualquier otra diferencia en el orden de nacimiento. Habiendo pasado tanto tiempo sólo, eres ingenioso, creativo y crees en tu independencia. Si eres hijo único, la verdad es que tienes mucho en común con los primogénitos y también con los más pequeños de la familia.

El trabajo de los padres es comprender el carácter individual de sus hijos

orden_nacimiento_hijos_4
El análisis final para los padres es que es muy importante conocer a nuestros hijos. Incluso más importante que el orden en el que nacen, se trata de crear un ambiente que sea positivo, seguro, saludable y estimulante para todos ellos. Al comprender la personalidad particular de tu hijo y su temperamento, puedes organizar su ambiente para hacer que lleguen al máximo de sus capacidades. Un ejemplo: comprender que el primogénito se siente muy responsable, te ayudará a no darles una carga tan pesada y a reconocer que el pequeño de la casa está experimentando un ambiente que es menos estricto, cosa que te puede ayudar a ser un poco más diligente con su disciplina.

Los niños necesitan que se les permita buscar su propio destino, sea cual sea su rol dentro de la familia; y como padres, el trabajo más importante que tenemos es apoyarles en su viaje individual.

Fuente: morguefile, huffingtonpost.com

Publicado en Miscelánea