Cómo eliminar el moho con 1 solo producto de forma natural y para siempre

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 23/11/2016 en Trucos para casa

Si el moho ha comenzado a crecer en las paredes de tu hogar, no desesperes, aquí te traemos un remedio natural y superefectivo para acabar con él de una vez por todas.

Aceite de árbol de té

aceite té

Shutterstock

El aceite de árbol de té es el remedio natural contra el moho más efectivo que existe, ya que la planta de la que se extrae –Melaleuca alternifolia– produce varias sustancias antifúngicas y antisepticas muy efectivas y poderosas.

Aunque su precio es alto, cunde mucho y puede conservarse durante mucho tiempo sin que pierda sus propiedades. Su olor también es fuerte pero desaparece a las pocas horas de uso y su eficacia es tan alta que no te importara.

Remedio antimoho

shutterstock_360882272

Shutterstock

Necesitarás:

  • Aceite de árbol de té
  • Pulverizador
  • Esponja, trapo y toalla
  • Cepillo de mano y cepillo de dientes viejo para limpiar

Instrucciones:

En el bote pulverizador; añade dos cucharadas de aceite de árbol de té y dos tazas de agua. Cierra el bote y agita con fuerza para que se mezcle. Agita siempre antes de usar.

Modo de empleo:

Es mejor prevenir que curar

Si sospechas que el moho acabará creciendo en algún lugar de la casa, no esperes a que crezca y trata la zona de forma preventiva con este remedio. Te evitarás mucho tiempo y esfuerzo en el futuro y no pondrás en riesgo tu salud.

Para beneficiarte del efecto preventivo de este remedio natural, pulveriza la ducha después de cada uso. Aplica también en rincones y zonas susceptibles de generar moho, ya sea en el baño, la cocina o cualquier otro lugar húmedo de la casa.

Eliminar moho ya crecido 

1. Pulveriza la zona a tratar con el spray de aceite de árbol del té y deja actuar durante una hora

2. Frota enérgicamente la pared con el cepillo de mano

3. Utiliza el cepillo de dientes para limpiar los rincones y zonas difíciles en profundidad

4. Aclara la zona si estás en la ducha. Utiliza paños húmedos y toallas para limpiar y secar una pared normal.

5. Pulveriza la zona con un limpiador y deja actuar unos minutos.

6. Limpia, aclara y seca.

7. Para finalizar, pulveriza con el spray de aceite de árbol de té y comienza a aplicarlo de forma preventiva regularmente.

Artículo original por La Voz del Muro

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más