Todo en alguna ocasión nos hemos encontrado con el problema de tener que encender una cerilla (o fósforo, palabra más común si nos lees desde América Latina) y no haber tenido donde. Las cajas cuentan con una banda rugosa lateral sobre la que ejercer fricción en la cabeza de la cerilla provocando la llama, pero si no tienes la caja a mano o la banda está deteriorada probablemente no tengas otra manera de encenderla. Por suerte, Crazy Russian Hacker nos cuenta otro de sus trucos que se almacenan en nuestro como si fuéramos un ordenador y acabamos utilizando cuando menos lo esperamos.

Para poner a prueba este truco solo necesitarás una cerilla y una ventana, que hará las de la banda lateral de la caja de éstas. Con un movimiento rápido y ejerciendo la presión suficiente, la cabeza saldrá ardiendo. Aunque es sencillo, puede que no seas capaz a la primera. Mira el truco en directo en el siguiente vídeo.

Original: Crazy Russian Hacker

Publicado en Miscelánea