A veces, entre la cotidianidad más mundana, el talento se asoma por un instante para romper con ese ajetreo y ensimismamiento que solemos portar cuando vamos por la calle. Aquello que estábamos haciendo pierde todo el sentido, quedando hipnotizados por una voz que probablemente no habíamos escuchado antes. Este es el poder que tienen los artistas que exhiben su talento en las calles.

Precisamente el protagonista del vídeo que veréis a continuación tiene esa capacidad. Su impresionante voz resonaba por los túneles de una estación de metro neoyorquina, mientras que su buen rollo y carisma invitaban al público para quedarse a escuchar uno de los temas más emotivos del célebre rey del soul, Sam Cooke, A Change Gonna Come. El momento álgido de la canción que pondrá vuestro vello de punta se produce en el 1’20”, cuando su voz se desgarra por completo.

Canciones y cantantes como estos alegran el día a cualquiera, por lo que no deberías perderte el siguiente vídeo.

Fuente: DailyPicksandFlicks

Publicado en Cultura y ocio