Nos resulta curioso ver cómo muchas personas que realizan labores repetitivas acaban desarollando su propio método para hacerlo más rápido y sencillo. ¿Recordáis al hombre que cortaba la piña?, o ¿al maestro del wok?. Hoy tenemos con nosotros otra de estas particulares celebridades, aunque él no cocine nada, sino que friega los platos. Aproximadamente unos 200, en menos de 2 minutos.

Para los que nunca hayáis trabajado en la cocina de un buffet o similar -me pasé fragando platos un verano para pagarme el siguiente año de carrera-, los platos van llegando a grán velocidad. Los lavavajillas industriales no limpian los platos como los de casa, sobre todo porque suelen contener residuos grandes que hay que eliminar anteriormente. Por lo que formando una cadena humana y mecánica: primero hay una persona que les quita los residuos con una ducha, los mete en el tunel de lavado, y después otro los va secando. En el hotel que trabajábamos estábamos 3 personas para hacer esto, y nos hubieran despedido de haber conocido al protagonista del siguiente vídeo.

Publicado en Miscelánea