Cuando observamos la obra de algunos artistas decimos “vaya, cómo habrá hecho eso”, pero en algunos casos lograr el mismo resultado no es tan difícil como parece, incluso pueden ser una divertida manualidad con la que entretener a tus hijos y pasar una imaginativa mañana de sábado. A los más pequeños les gusta experimentar, y qué mejor manera de hacerlo que transformar su mano en un dibujo en tres dimensiones realizado completamente por él.

Para llevar a cabo este proyecto sólo necesitarás un folio, un lápiz, un rotulador y varios subrayadores de distintos colores. En el siguiente vídeo se muestra todo el proceso, pero siempre puedes improvisar añadiendo nuevos elementos o creando más cosas a partir de la técnica mencionada, el límite está en la imaginación de los grandes y pequeños artistas.

Original: Handimania

Publicado en Familia