Reconozcámoslo,

se puede beber vino sin saber mucho de él.

De hecho, la mayoría de los mortales ignoramos completamente la técnica de fermentación, las reglas de la cata o el maridaje; simplemente funcionamos en binario con un escueto:

“me gusta”

o

“no me gusta”

. A veces un:

“échale gaseosa a ver si mejora…”.

Al fin y al cabo 

beberlo es fácil, mientras que elegir uno decente puede ser un temario.

Y es que recurrir a la etiqueta y descripción es de poca ayuda, solo un galimatías rimbombante del que

es difícil extraer conclusión alguna.

 Finalmente, y tras leer 4 o 5, terminamos por hacer lo más razonable y elegir el vino en base al color del anagrama, el dibujo de la etiqueta o la forma de la botella que

más nos ha llamado la atención,

mientras rezamos por haber acertado y que no sepa a rayos.

Pues bien, tenía que pasar. Por fin una marca de vino ha reconocido esta realidad y

ha lanzado una etiqueta con la que reírse de las indescifrables descripciones vinícolas

 ya que, como ellos dicen, “te lo vas a creer igual.”

vino etiqueta

“Como si te digo que… unos leperos vampiros, de buena familia, lo recolectan solo en noches de apareamiento del cernícalo real mientras escuchan Chiquetete (los leperos). Acto seguido se fermenta en barricas de tungsteno construidas por glamurosos enanos carlistas con crestas de colores. Te lo vas a creer igual”.

Los responsables de tan divertida etiqueta es el equipo de

Vinissimo,

una bodega de Jumilla que ha querido jugar con la comedia y experimentar con las reacciones de la gente ante la dificultad para comprender las descripciones de los caldos. Y la jugada les ha salido redonda, pues su Monastrellissimo de 2014 y su curiosa etiqueta

se han hecho virales, acumulando cientos de compartidos y pedidos.

Monastrellisimo es

un vino joven, de cuatro años de maduración fácil de beber.

Un vino de calidad media que, sin embargo, gracias al humor,

ha sabido posicionarse y eclipsar a todos los demás.

vinissimo

El éxito cosechado ha sido tan grande que la bodega ha tenido que ampliar su producción,

destinando además un porcentaje de sus ganancias para sufragar los gastos del deportista murciano paraolímpico Lorenzo Albaladejo.

Si tu también quieres elegir un vino por su etiqueta, esta es la primera descripción de la historia que realmente merece la pena. El vino está rico y, gracias a ella, las risas con los amigos están aseguradas.

Fuente:

Vinissimo

Vía: 

magnet.com

Publicado en Cultura y ocio