El perro, el mejor amigo del ser humano. Lleva con nosotros 10 mil años, acompañándonos en este maravilloso viaje que es la vida. Nos hace sonreír aunque no estemos pasando por nuestro mejor momento y lloramos su pérdida cuando no está.

Sin embargo, hoy en día todavía hay personas que no saben cómo relacionarse con un perro, y que utilizan herramientas de adiestramiento que, más que del siglo XXI, parecen de la Edad Media. 

El perro es un animal que vive en grupos sociales, pero no en manadas, sino en familias. No existe lo que se conoce como ”perro alfa”, ni siquiera la sumisión ni la dominancia. De hecho, si nos paramos a observar a una familia de lobos y la comparamos con la familia humana, veremos que no hay tantas diferencias como podríamos pensar.

Los padres lobunos protegen a sus cachorros, del mismo modo que los padres humanos protegen a sus hijos, con la única diferencia de que los lobos no pueden hablar y, por lo tanto, utilizan su cuerpo para transmitir el mensaje que quiere hacer llegar a los demás. 

Si tenemos en cuenta esto, hacer feliz a un perro no cuesta mucho. Tan sólo tenemos que entender su lenguaje corporal: su mirada, sus gestos, los movimientos de su cola, y los sonidos que emite cuando se siente triste, alegre o frustrado. 
 
Trabajar para que nuestro amigo de cuatro patas lleve una vida digna junto con nosotros es una tarea muy enriquecedora para ambos: mientras nos divertimos jugando juntos, él nos enseña su mejor secreto, que no es otro que el de vivir el ahora, este momento presente.

Si queremos que lleve una buena vida tenemos que respetarlo, darle mucho cariño y cubrir sus necesidades, tanto físicas (darle de comer y de beber, y hacer ejercicio diario) como psicológicas (enseñarle trucos, jugar, y relacionarse con otros animales).

Él siempre estará ahí, dispuesto a aprender todo lo que queramos enseñarle.


En próximos artículos iré ampliando más este tema, para que nos sea más fácil entender a este gran compañero peludo.

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
www.mundoperros.es