La tristeza, lamentablemente, no es un sentimiento sólo humano. Muchos animales pueden llegar a sentirla en más de una ocasión a lo largo de su vida, ya sea viviendo en su hábitat natural o en una casa.


Los que convivimos con animales domésticos como perros y/o gatos, sabemos bien cuándo son felices: corren por toda la vivienda, disfrutan con los juegos, se muestran muy sociales durante los paseos,… Pero, ¿cómo podemos saber si están deprimidos? Y, ¿qué podemos hacer para ayudarles?

Causas de depresión en perros y gatos

 

Nuestros mejores amigos son animales muy sensibles a los que hay que cuidar y respetar siempre, durante todos los días de su vida. Al hacerlo, podremos asegurarnos de que vamos a establecer un fuerte vínculo con ellos, un vínculo que se irá fortaleciendo a medida que el tiempo pase y les vayamos dando más cariño y confianza.

Sin embargo, no todos los seres humanos tienen perros y gatos por buenos motivos. De todos es sabido que hay quienes utilizan los perros para peleas, o que el gato no tarda en ser abandonado cuando un médico le dice a una mujer embarazada que tiene que deshacerse de él sabiendo o no que tan sólo protegiéndose las manos con guantes para no tocar los excrementos y lavándoselas después el riesgo de contagio es nulo (y eso por no hablar de que también te puedes contagiar comiendo carne cruda).

Teniendo en cuenta todo esto, vamos a ver cuáles son las principales causas de depresión en perros y gatos:

  • Malos tratos: los golpes, los gritos, las miradas enfurecidas,… todo esto le genera miedo y tristeza.
  • Abandono del hogar, o en el hogar: tanto si una familia se deshace de él como si tan sólo se encarga de darle de beber y comer, se sentirá muy triste.
  • Pérdida de un ser querido: los animales también tienen amigos. Pueden ser humanos u otros peludos. Cuando uno de ellos fallece, pasarán por la etapa del duelo.
  • Enfermedad: hay determinadas enfermedades que le impedirán hacer vida normal, como puede ser la displasia de cadera en el perro o la Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) en el gato, lo cual le hará sentirse mal.

Signos de depresión en perros y gatos

 

Ahora que sabemos las posibles causas por las cuales estos animales pueden tener depresión, sepamos cómo podemos saber que realmente se sienten mal y no tienen otra cosa:

  • Comen cada vez menos.
  • Se quedan mucho tiempo en un rincón sin hacer nada.
  • Duermen mucho más de lo normal (si un perro adulto duerme más de 14 horas y un gato también adulto más de 16 horas, es porque algo le ocurre).
  • Lloran o gimotean.
  • No quieren alejarse mucho de ti, ni tampoco estar solos.

¿Cómo ayudarles?

 

Ayudar a un perro o gato deprimido puede requerir un trabajo emocional interno bastante importante, sobretodo en el caso de que hayáis perdido a un ser querido. ¿Por qué? Porque ellos tienen la habilidad de saber cómo nos sentimos con tan sólo mirarnos, de modo que si no queremos que se sientan tristes, lo que tenemos que hacer es tratar de mostrarnos lo más alegres posible.

Además, hay que intentar seguir con la rutina diaria, cambiando sólo aquellas cosas que les estén provocando depresión. Así, si por ejemplo hasta ahora no les hemos dedicado mucho tiempo, lo que tenemos que hacer es dedicar varias sesiones de 10-15 minutos a jugar con ellos y a sacar un rato cada día para hacerles compañía. 

Si ha sido un animal maltratado, hay que tener mucha paciencia y darle mucho cariño… y golosinas, las cuales servirán para captar su atención y conseguir que confíe en nosotros. Es importante no hacer movimientos bruscos, y hablarle con un tono de voz normal o, mejor, alegre. Nunca hay que obligarle a hacer nada que no quiera.

Con respeto, paciencia y cariño conseguirás que vuelva a ser feliz. Seguro 🙂 .

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
www.notigatos.es
www.mundoperros.es