Una parte muy importante del cine es el apartado sonoro, tanto es así que existen distintos premios dedicados a este campo en todo festival del 7º arte que se precie. Premios que van como la mejor banda sonora, mejor ambientación sonora, edición de sonido, etc. Aunque suelen ser considerados premios menores, es una realidad que un buen sonido crea la atmósfera ideal para que disfrutemos de la película.

Muchos de estos sonidos los tenemos grabado a fuego en nuestras mentes y nos transmiten las sensaciones que vivimos con determinadas películas. Otros, sin embargo, nos dejan la extraña sensación de “este sonido ya lo he escuchado antes” cada vez que los escuchamos. De ellos os vamos a hablar en este artículo contando alguna anécdota de su procedencia.

1- El sable láser de Star Wars

Empezamos fuerte, escuchar este sonido y no imaginarse a Luke Y Darth Vader pegando saltos por La Estrella de la Muerte se me hace francamente inconcebible. El responsable de este icónico sonido fue Ben Burtt y según el, fue el primer sonido que creo para la trilogía (bueno, ya no es trilogía, que van 6 películas y 3 más en camino). El zumbido de las espadas Jedis proviene del ruido de un proyector roto mezclado con el zumbido que un cable pelado de un micrófono hacia al acercarlo a un tubo de imagen de un televisor estropeado.

Ben Burrt se encargó también de los característicos pitidos del robot R2D2 y los sonidos de las armas láser como la pistola de Han Solo. Para esta última Burtt se subió a una torre radio transmisión armado con una grabadora y un martillo y golpeo los cables hasta obtener el sonido deseado.

2- Deep Note (el ruido del THX)

Este sonido lo habréis escuchado 1001 veces cada vez que hayáis ido al cine. El sistema de sonido THX fue creado a principios de los 80´s y su idea original era el hacernos disfrutar de la BSO de El retorno del Jedi en la mejor calidad posible. El sonido se compone de 30 voces de polifonía y 3 octavas de desplazamiento, en su día se requirió de un armatoste llamado ASP (Audio Signal Processor) del tamaño de un tráiler que procesó 2000 lineas de código en lenguaje C para poder crearlo. Se basa en una nota de violonchelo sampleada unas 250.000 veces por el ingeniero James A. Moorer. Hoy en día podrías emular este sonido con cualquier smartphone de gama media.

3- Rayo verde de la muerte de La Guerra de los Mundos

Nos referimos a la película original de 1953 dirigida por Oson Welles por supuesto, no a su remake protagonizada por Tom Cruise corriendo durante 2 horas delante de nuestras pantallas. El film original basado en la novela de H.G Wells nos narra cómo sería una invasión alienígena y sus consecuencias. Los efectos sonoros de la película eran totalmente artesanales y para conseguir el ruido que hacen las naves al disparar el rayo verde, golpearon un cable tensado con un martillo, muy similar a los disparos lásers de Star Wars.

4- Los phasers de la serie Star Trek

Este sonido que los fans de la saga habréis oído más de una vez tiene el mismo origen que el de el rayo térmico de La guerra de los mundos. El creador fue Ben Burtt (si, el mismo que en Star Wars) y nos explica que los técnicos de sonido eran tan fans de la película de Orson Welles que siguieron el mismo método, es decir, grabaron 3 guitarras eléctricas con sonido de fondo de arpa y lo reprodujeron al revés.

5- El latido del Predator

Es el sonido que escuchamos cuando nos muestran cómo es la visión del Predator. Al presenciar este efecto seguro que os ponéis un poco en tensión pensando ¿dónde estará escondido el bicho de las rastas?. En cuanto os diga la procedencia de su sonido se os caera un poco el mito… Los creadores de este efecto grabaron el sonido de una esponja en un jarro de agua apretándola y soltándola a un ritmo irregular. Su intención era el de emular el bombeo de los Yautja (la raza de estos bichos cazadores de cabezas) que, supuestamente, tienen varias aurículas y ventrículos.

5- El sonido del T-1000 al atravesar los barrotes

La peli que hizo famosa la frase “Sayonara Baby” y que todos repetimos hasta la saciedad a mediados de los 80´s intentando emular al “goberneitor”, tiene otro sonido con un origen que no esperabas. Cuando el T-1000 atraviesa los barrotes de la forma que ves en el vídeo lo que realmente estás escuchando es un bloque de comida de perro deslizándose por la lata que lo contenía. Ahora veis al T-1000 con unos ojos más cariñosos ¿a que si?.

6- La roca de Indiana Jones

Esta es probablemente una de las escenas más famosas de la historia del cine. Cuando el arqueólogo más aventurero de todos los tiempos decide “saquear” un templo perdido en las selvas sudamericanas y una bola del tamaño y forma similar al de una estatua de Botero le persigue por un estrecho pasillo. Este sonido no es más que la grabación del motor de un Honda Civic bajando una cuesta en punto muerto. Todo fue remasterizado y amplificado después.

7- Los Marshman de la serie Dr Who

marshman

Aún que no disponemos de una grabación de este sonido para mostrarla, simplemente con el hecho de ver la cara que tienen en la foto estos seres, imaginaréis que un sonido muy agradable no pueden producir. El ruido que emiten estos alienígenas fue obtenido en una granja tras grabar a unos cerdos y luego ralentizar la grabación. El artífice de esta ocurrencia fue el técnico de sonido Dick Mills.

8- The Wilhelm Scream

Este grito lo hemos oído en infinidad de películas y series como en Batman, Aladín, Kill Bill, Padre de familia, Piratas del Caribe, y un largo etc… El efecto sonoro se compone de 6 gritos grabados por separado y luego panoramizados para llenar todo el espectro sonoro de la sala. No se sabe a ciencia cierta quién es el autor de dichos gritos pero se sospecha que fue el cantante Sheb Woolley, que se sacaba unos ingresos extras en este tipo de trabajos.

Originalmente fue grabado para la película Tambores Lejanos, y sonaba cuando a uno de los protagonistas le mordía un caimán. Su verosimilitud fue tan bien acogida que formó parte del archivo sonoro de Warner Bros donde lo ha usado en incontables ocasiones.

9- The Goofy Holler

El cómico grito se creó para el corto de animación The Art of Skiing, protagonizado por Goofy. En él, Goofy se lanza ladera abajo intentando aprender a esquiar, donde sufre todo tipo de accidentes aderezados con el susodicho alarido. El chillido ha sido utilizado en multitud de películas de animación de Disney y algunas de imagen real como La bruja novata o Condorman. El autor de este efecto sonoro fue el cantante tirolés Hannès Schroll el cual no percibió ni un solo centavo por el trabajo.

10- Las motos de THX 1138

Esta película es el primer largometraje realizado por George Lucas. El film nos cuenta la historia de su protagonista, llamado THX 1138, que vive en una sociedad totalitaria similar a la vista en Un mundo Feliz de Aldous Huxley o 1984 de George Orwell. En el clip que podéis ver arriba aparece un coche a reacción y una moto. El sonido del coche fue grabado de un jet, pero la moto tiene un sonido mucho más agudo que proviene de los gritos de cuatro mujeres superpuestos en un cuarto de baño cerrado.

Hasta aquí los sonidos más famosos del mundo del cine y sus orígenes ¿Hay algún sonido que os guste especialmente o que os emocione con solo escucharlo?

Fuentes: Gizmondo, Cineraria

Publicado en Cultura y ocio