Inquietud, cambios de humor, nervios, dolores de espalda y de cabeza. Si alguna vez te has preparado una oposición sabes de lo que estamos hablando.

En una oposición el camino es más largo porque empezamos a estudiar con bastante antelación, requiere una gran planificación y supone en ciertos momentos, dejar de lado planes, actividades, e incluso personas para poder conseguir nuestro objetivo final que es aprobarlo. Por eso decimos que las oposiciones son una carrera de fondo contra uno mismo.

Para poder aprobar una oposición necesitamos tener una buena autoestima y autoconfianza puesto que encontraremos baches en el camino que nos harán dudar de tu valía, pero en otros momentos estarás lleno de energía. Estos vaivenes son normales, lo que hay que tener claro es el objetivo final: aprobar. Aquí os ofrecemos algunos consejos:

• Ponte objetivos concretos y realistas, a corto, medio y largo plazo. Esta será tu guía de estudio, pero piensa que se pueden modificar y cambiar.

• Revisa tus objetivos: hazlo trimestralmente, esto te ayudará a ver si estás alcanzando los objetivos marcados o hay que replantearlos.

• Realiza actividades menos exigentes a última hora de la tarde. Por la mañana ponte los temas más tediosos y difíciles pues es cuando uno está más fresco, y por la tarde estudia aquellos temas más fáciles. Si te notas muy cansado o ya estás terminando con el estudio de ese día puedes realizar exámenes previos o repasar temas anteriores.

• Cuida tu vida social puesto que repercutirá en tu estado de ánimo. Busca al menos un día para salir con gente. Si puedes que no estén relacionados con el examen pues hablaréis de otros temas y tu mente se distraerá

• Dentro de tu planificación incluye al menos dos días para realizar ejercicio físico. Tu cuerpo se moverá y tu cabeza estará pensando en lo que estás haciendo y no tanto en el estudio. Además hacer deporte hace que nuestro estado de ánimo mejore.

• Por último, márcate un día para descansar, puede ser para hacer algo totalmente diferente al estudio o para no hacer nada. Generalmente, este día suele ser el domingo pues así empezarás la semana con energía y podrás avanzar mejor en tu estudio.

Todo esto nos ayudará a poder llegar a la meta sin terminar agotados mental y físicamente, obviamente, estaremos cansados por el esfuerzo hecho pero el proceso habrá sido menos duro y costoso. 

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://www.facebook.com/masquepalabraspsicologia/