Las Islas Malvinas son un archipiélago situado en el Océano Atlántico Sur a unos 300 kilómetros al este de la costa de la Patagonia en el sur de América del Sur (¿he dicho ‘sur’?). Debido a su situación estratégica, estás islas han sido objeto de disputa a lo largo de la historia.

Varia guerras y cientos de muertos regaron de sangre sus playas, hasta que la estupidez humana obligó a abandonar el territorio, y fue en ese momento cuando los pingüinos ganaron.

pinguinos en peligro 1

Una cuestión de costes.

pinguinos en peligro 6

pinguinos en peligro 5

Fabricar una mina antipersona cuesta menos de 3 dólares americanos, mientras que desactivar una tiene un coste aproximado de 1000$. Es por esta razón por la que estos asesinos silenciosos continuan agazapados bajo el suelo de medio mundo.

Este terrible artefacto no está ideado para matar, aunque es capaz de quitar la vida. Su objetivo es mutilar a cualquier persona o animal lo suficientemente grande para activarla.

El problema es que mucho después de que la guerra acabe, estas minas continúan activas esperando su víctima.

De ballenas y pingüinos.

pinguinos en peligro 8

Antes del conflicto, allá por el siglo XVIII, el negocio del aceite de ballena estaba en auge y las Malvinas eran un lugar ideal para cazar a estos gigantescos animales.

Para obtener el famoso aceite, se debía extraer la grasa del animal y ponerlo al fuego en gigantescas ollas de agua hirviendo.

Siendo las Malvinas un espacio yermo de escasa vegetación, los balleneros necesitaban un combustible adecuado para esta tarea y lamentablemente la isla tenía uno discretamente eficiente, pero gratuito.

pinguinos en peligro 9

Los pingüinos  poseen una gran cantidad de grasa bajo la piel, y aunque por si misma no es inflamable, unida a un combustible complementario puede arder con eficacia.

Además son un animal dócil por naturaleza, confiado y que, al no poder volar, es fácil de atrapar, así que ante la falta de combustibles vegetales, los balleneros simplemente cazaban algunos pingüinos que arrojar al fuego.

Durante los años que duraron estas actividades, se calcula que el 95% de los más de 10 millones de pingüinos que vivían sobre las Malvinas fueron quemados.

Las islas Malvinas, el conflicto.

disriogrande

Desde que en 1811 la gobernación española cesara sobre el archipiélago, ingleses y argentinos se disputaron el control de las islas, quedando bajo control británico desde 1833 hasta la actualidad.

A pesar de ello Argentina continua reclamando las islas desde entonces, llegando a invadirlas por sorpresa en 1982 dando como resultado la Guerra de las Malvinas, un corto período de diez semanas, en el que 650 militares argentinos, más de 250 militares británicos y tres isleños murieron.

Al final, las islas fueron devueltas a la corona británica, pero antes de marcharse los argentinos dejaron 20.000 minas terrestres como regalo.

pinguinos en peligro 4

Terminada la guerra el gobierno británico hizo un esfuerzo para limpiar los campos de minas, pero los esfuerzos eran peligrosos y laboriosos, por lo que en su lugar decidieron vallar las zonas afectadas con letreros de advertencia.

Los pingüinos no saben leer, ni falta que hace.

pinguinos en peligro 3

Y todo ello nos lleva a la siguiente conclusión, y es que resulta que por una vez las minas han hecho algo positivo por una especie animal, aunque lo cierto es que sería mejor haber hecho algo por estos simpáticos pingüinos sin necesidad de ellas.

Resulta que estas aves son lo suficientemente ligeras como para caminar sobre los campos de minas sin activarlas, por lo que han conseguido moverse en torno a ellas desde que el hombre abandonó las zonas minadas.

pinguinos en peligro 2

En los últimos treinta años, la población de pingüinos ha aumentado considerablemente hasta alcanzar el 1 millón de pingüinos, porque como dice el dicho: “no hay mal que por bien no venga”.

Fuente: Ruta 33.

Publicado en Cultura y ocio