El Ser Humano tiene la curiosa habilidad de compararse. Esto trasladado a la edad infantil, y en especial al rango de edad establecido entre los 0 y los 2 años, nos lleva a las típicas preguntas entre padres e incluso abuelos; -¿le han salido los dientes?,-¿qué edad tiene?,-¿a qué edad empezó a hablar?,-¿cuándo empezó a andar?,-¿qué tal come?,-¿qué tal duerme? ¿duerme de tirón?,…,y podríamos seguir así casi hasta escribir un libro.

La cuestión es que cada persona es única, por lo que cada una lleva su ritmo. Y además, lo sano es que sea así. No puedo concebir un mundo en el que todas las personas hablasen, anduviesen, y un largo etc, a la misma edad. Lo importante es que todos aprendemos a andar solos, a hablar, a comer con autonomía, a dormir solos y a hacerlo de tirón.

Hay personas a las que se les da mejor un aspecto que otro. Probablemente mientras unos ocupan su tiempo y pensamiento en hacer puzzles, otros ocupan sus destrezas, por ejemplo, en subir escaleras. Porque cada niño y cada niña son únicos, y así debe ser.

Toda la info aqui

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://educacion-emocional.es/comparar/