Vivimos en un mundo en el que ser buena persona es visto como una debilidad por muchos otros individuos.

Si todos siguiésemos algunas sencillas normas de ética, el mundo sería mucho mejor. Practicar el altruismo seria visto como una norma a seguir y no como una desventaja.

La historia que vamos a contaros hoy nos hará reflexionar sobre este tema. Sobre la paciencia, la bondad y de cómo una buena persona no es un tonto del que aprovecharse:

wifi gratis

Un hombre estaba bajando por las escaleras de su casa. En el descansillo escuchó hablar a 2 vecinos que comentaban lo mucho que estaban ahorrando en internet. El motivo era que alguien del edificio había olvidado poner contraseña a su wi-fi y todo el que quisiera podía conectarse.

Intrigado por esto se acercó a hablar con ellos y les dijo “Chicos, ¿no creéis que a lo mejor no se ha olvidado de poner contraseña, y simplemente es una buena persona que quiere compartir internet con quien no pueda pagarlo?

“Venga ya, ¿quién va a hacer eso? Esto habrá sido un tonto que no tiene ni idea de como funciona su router“- Contestaron los chicos entre risas.

paga el wifi primer aviso

El hombre, visiblemente molesto contestó. “Bien, pues ya que pensáis que soy un tonto que no sabe cómo funciona su router, voy ahora mismo a mi casa a ponerle contraseña a mi wi-fi para que tengáis que pagar vuestro propio internet.”

Una lástima que una persona quiera hacer un acto altruista y siempre haya alguien dispuesto a aprovecharse.

Fuente: Storyfox, artículo La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea