Hoy probablemente seáis testigos de uno de los rescates de animales más épicos que hemos visto. Una historia que nos ha enternecido particularmente al ver a un ser vivo luchando por la supervivencia de otro, independientemente de la especie que sea.

Joe es una langosta que estaba esperando a un comprador cualquiera en una pescadería de Ontario, Canadá, para convertirse en su cena. Sin embargo, el destino quiso que se topara con una vegana con unos valores animalistas de acero, Christie Loughead.

La canadiense compró a Bob al pescadero, aunque le tenía reservado un futuro más especial. Tras llegar a casa, Christie metió a Bob en una pecera de agua salada, y se asesoró sobre cuál podría ser la procedencia de su nuevo amigo.

Así, después de hablar con Beth Kent, fundadora del refugio de animales de Bridgewater, una pequeña ciudad a una hora en coche de Halifax, Nueva Escocia, Christie se dispuso a hacerle llegar a Joe para que esta pudiera devolverlo al océano.

En el siguiente vídeo podréis ver todo el periplo de Joe y de cómo una langosta pasó de ser una delicatessen a un nuevo animal libre y feliz 🙂

Vía: Canadian Girl

Publicado en Animales