En el año 2011, tras unos meses de negociación con el banco, este chico logró adquirir la casa donde vive hoy día, por tan solo 40.000 dólares. Ésta, se encontraba en un estado lamentable y ruinoso, pero se convenció así mismo de que podría arreglarla y dejarla como nueva.

Cuatro meses más tarde y 55.000 dólares menos en el bolsillo, la casa de sus sueños estaba casi lista para poder instalarse en ella. Durante los dos años siguientes, en sus ratos libres y fines de semana, se dedicó a completarla y a rematar los detalles que todavía le quedaban.

Mirad cómo fue evolucionando el proyecto hasta llegar a convertirse en la casa perfecta para él:

casa1
Esta es la casa en sus orígenes, antes de comenzar la reforma.

casa2
Lo primero que hizo fue demoler las paredes y los techos de yeso.

casa3
Remodeló la estructura interna de la casa, con un concepto abierto y diáfano para dar sensación de amplitud.

casa4
El antiguo porche trasero cerrado se estaba viniendo abajo.

casa5
El porche trasero terminado, esta vez abierto, con techo de vigas de madera.

casa6
Cambió el tejado por completo y alquiló una máquina pulverizadora de pintura para las molduras que rodean el tejado. Este es el resultado.

casa7
Instaló toda las cañerías nuevas.

casa8
Las viejas ventanas eran de hierro fundido y estaban oxidadas.

casa9
Sustituyó las viejas ventanas por unas nuevas de aluminio y con cristales térmicos.

casa10
Nuevos paneles de yeso y aislante.

casa11
Aislante perfectamente colocado.

casa12
Paredes ya enyesadas.

casa13
Para la fachada contrató a gente para que le estucara todas las paredes.

casa14
Estucado terminado.

casa15
El panel eléctrico y cableado nuevo. Para ello le ayudaron dos amigos electricistas, que consiguieron que todo funcionase a la primera.

casa16
Instalación de los muebles de la cocina.

casa17
Cocina terminada. Como podéis ver, ésta se encuentra totalmente abierta y da al salón comedor.

casa18
Después de tener el baño terminado y tras estar un año viviendo en la casa vinieron los problemas. El azulejo que había puesto en un primer lugar era de mala calidad, por lo que se estaba filtrando toda la humedad de la zona de la ducha.

casa19
Tuvieron que levantar de nuevo las paredes. Aquí se aprecia toda la humedad que había.

casa22
Así es como quedó el baño tras la reforma.

casa23
Colocación de la moqueta, ajustada al milímetro.

casa24
Parece ser que no se decidía qué color usar para la fachada exterior de la casa, pero al final se decantó por un verde manzana.

casa25
Tras acabar la casa por dentro y por fuera, lo próximo fueron los jardines.

casa26
Compró rollos de césped natural y aprovechó las viejas jardineras de la entrada para plantar flores de temporada que le dan un toque de alegría a la entrada principal.

casa28
El jardín trasero lo dividió en tres zonas: el porche, el cenador cubierto y el granero.

casa29
Así es como quedó el salón comedor.

casa30
Cocina completa y abierta completamente al salón.

casa31
El dormitorio principal.

casa32
El dormitorio de invitados.

casa33

Y aquí tenemos al “manitas” y a su prometida que posan orgullosos delante de la casa de sus sueños. ¡Enhorabuena por el trabajo!

Fuente: imgur. Este artículo apareció originalmente en otra de nuestras webs, casasincreibles.com

Publicado en Hogar