El mero hecho de ayudar a alguien debe ser razón lo suficientemente gratificante como para no esperar una contraprestación por ello. Además, es la mejor forma de comunicarnos que tenemos. Lo que ocurre en este video, que ya tiene algún tiempo, es conmovedor:

Publicado en Miscelánea

Si te gustó compártelo: