Nadie quiere envejecer pero todo el mundo quiere llegar a viejo, a pesar de los achaques que ello conlleva.

Se dice que los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren; una afirmación demasiado simplista para describir la vida del ser humano.

Las necesidades de las personas van mucho más allá de la alimentación o el sexo ya que el hilo conductor de nuestra vida es el amor.

El amor por nosotros mismos que nos empuja a sentirnos realizados y asumir riesgo, y el amor por los demás, que nos lleva a establecer lazos de fidelidad, cuidado y amistad con amigos y familia.

Pero de igual modo que damos amor, el ser humano tiene necesidad de ser amado y recibir cariño.

Al llegar a viejo, cuando la mayor parte de la gente se ha ido y nuestro cuerpo comienza a fallar, las posibilidades de buscar cariño caen estrepitosamente, no así la necesidad de recibirlo que crecen exponencialmente.

Hoy os presento emotivo corto sobre la vejez, el amor, el abandono, la paciencia y la tecnología. Un video donde podrás empatizar con Dotty, una abuelita que lucha con un móvil para mandar un mensaje de amor a su hija, y su cuidadora, quien con paciencia infinita le ayuda en esta tarea.

Una historia con un final tan tierno y real que no podrás evitar sentirte conmovido.

Original: DOTTY

Publicado en Familia