Todo comenzó cuando el famoso “susurrador de leones” Kevin Richardson se dio cuenta de que su viejo amigo Aslan, uno de los 27 leones blancos que habitan en el Santuario de la Vida Salvaje de Sudáfrica, se comportaba de una forma extraña y distante tanto con él, como con el resto de leones de la manada.

Según pasaban los días el animal se volvía más agresivo, motivo de preocupación para todos los miembros del refugio, quienes finalmente descubrieron el origen de su comportamiento: Aslan había perdido sus colmillos. Esto le había provocado una infección severa que le estaba causando mucho dolor, además de dejarlo prácticamente incapacitado para cazar y alimentarse.

Una conocida marca de adhesivos para prótesis dentales, decidió financiar de forma solidaria la intervención quirúrgica que devolvería a Aslan su mordida y, por tanto, su felicidad. Se trata de una de las mejores campañas solidarias que hemos visto en mucho tiempo y que no deberíais perderos.

Fuente: Fixodent

Publicado en Animales