Mansa Musa, tal como se representó en este Atlas Catalán de 1375, uno de los mapas del mundo durante la Europa medieval

Mansa Musa, tal como se representó en este Atlas Catalán de 1375, uno de los mapas del mundo durante la Europa medieval.

Resulta que ni Carlos Slim ni Bill Gates son las personas más ricas de toda la historia, a pesar de que su patrimonio supera hoy los casi 80 mil millones de dólares. Son los más adinerados actualmente, pero en el pasado hubo otros que lo fueron mucho más, como el magnate John D. Rockefeller, el zar Nicolás II de Rusia o el visionario automovilístico Henry Ford.

Pocas personas han escuchado el nombre de Mansa Musa I, rey de Mali, pero al parecer es el que consiguió acaudalar la mayor fortuna, proporcionalmente, en la historia de la humanidad, según la lista elaborada por Celebrity Net Worth.

Esta lista se ajusta a un cálculo de inflación anual del 2199.6%. Esto significa, por ejemplo, que 100 millones de dólares en 1912 serían equivalentes a 2.299 mil millones a día de hoy. Para que os hagáis una idea, Carlos Slim -actualmente en el puesto número 2 de la lista Forbes con 77 mil millones de dólares- se encuentra en el 21 de la lista de Celebrity Net Worth. Se estima que Mansa Musa tenía el equivalente a una fortuna de 400 mil millones de dólares de nuestros días.

Mansa Musa gobernó el Imperio de Mali durante el s. XIV y su tierra estaba repleta de recursos naturales muy lucrativos, sobre todo de oro. “Su vasta riqueza fue solo una parte de su rico legado”, informa Jessica Smith a través de TED-Ed. Esta es la historia de uno de los personajes más curiosos de toda la historia y del que probablemente no hayas oído hablar hasta hoy:

Musa Keita llegó al poder en 1312. Cuando fue coronado, se le dio el nombre Mansa, que significa ‘rey’. En ese momento, gran parte de Europa estaba devastada por el hambre y las guerras civiles, al contrario que muchos reinos africanos, que se encontraban en pleno apogeo

Mansa_musa_2

Durante su reinado, Mansa Musa amplió enormemente las fronteras de su imperio. De forma estratégica, anexionó la ciudad de Tombuctú y restableció su poder sobre la ciudad de Gao. También se hizo con rutas comerciales entre el Mediterráneo y la costa África Occidental

Mansa_musa_3

El mundo fue testigo por primera vez de la riqueza de Mansa Musa en 1324 durante su peregrinación de casi 4.000 km a la Meca, caracterizada por no ser precisamente un viaje de recursos limitados

Mansa_musa_4

“Se llevó una caravana de personas tan larga como alcanzaba la vista”, informa Smith. “Los cronistas describen un séquito de decenas de miles de soldados, civiles y esclavos, 500 heraldos que llevaban bastones de oro vestidos con sedas finas y muchos camellos y caballos cargados con una gran cantidad de lingotes de oro”

Mansa_musa_5

En su paso por El Cairo, gastó tanto dinero en donaciones a los pobres, compra de recuerdos e incluso mandando levantar mezquitas a lo largo del camino, que causó una inflación en masa. De hecho, la ciudad necesitó varios años para recuperarse plenamente de la crisis monetaria

Mansa_musa_6

El extravagante viaje, de un año de duración, situó al monarca en el mapa, literalmente

Mansa_musa_7
Fue incluido en el Atlas Catalán de 1375, uno de los mapas más importantes de la Europa medieval.

“Pero la riqueza no era la única preocupación del rey”, comenta Smith. “Como musulmán devoto, se interesó especialmente en Tombuctú, ya que era un centro religioso y académico antes de su anexión”. Urbanizó la ciudad y mandó la construcción de escuelas, mezquitas y una universidad

Mansa_musa_8

También construyó la legendaria Mezquita Djinguereber en Tombuctú que todavía permanece en pie

Mansa_musa_9

Después de reinar durante 25 años, Mansa Musa murió en 1337. Fue sucedido por su hijo, Maghan I. El rico legado del rey persistió durante generaciones y, hasta la fecha, aún hay mausoleos, bibliotecas y mezquitas en pie que son testimonio de la edad de oro de la historia de Mali

Mansa_musa_10

Vía: Businessinsider

Fuentes: Blackpast, Wikipedia/Mansa Musa, Forbes

Publicado en Cultura y ocio