Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo experimenta un montón de cambios alucinantes. Su piel se ilumina, los calambres menstruales han desaparecido y todo el mundo está a su entera disposición para satisfacer cualquier deseo que pudiera tener.

Sin embargo, durante el embarazo no todo son ventajas. ¿Y cuál es el número 1 de la lista de desventajas? Dormir.

Dolores de espalda, ardores constantes y una vejiga aplastada por un bebé en pleno crecimiento que hace que os tengáis que levantar cada 20 minutos al lavabo pueden convertir las noches de toda embarazada en un verdadero infierno.

Por eso, una posición adecuada a la hora de dormir se convierte en un asunto a tener muy en cuenta.

¿Qué posiciones hay que evitar?

posturas_dormir_embarazo_1
Dormir sobre la espalda puede provocar dolores en la misma, problemas de respiración, hemorroides y presión arterial baja, es decir, que habrá menos sangre circulando tanto en el corazón de la madre como en el del bebé.

A medida que el vientre vaya creciendo, también se hará más difícil dormir sobre el estómago. Cuanto más grande sea el bebé, más incómoda se convierte la cama y comenzará a presionar pechos y útero.

Entonces, ¿cuál es la mejor postura?

posturas_dormir_embarazo_2
Esta posición se llama “SOS” y viene del inglés, Sleep On Side, que significa sueño de lado. Pero no penséis que tumbándose de lado la mujer se dormirá automáticamente.

Se recomienda que las mujeres embarazadas duerman con sus rodillas dobladas y sobre su lado izquierdo. Para tener un poco de apoyo útil, colocad una almohada entre vuestras piernas, otra debajo de abdomen y una más en la espalda. Esto os mantendrá cómodas y en vuestro lugar, para evitar que giréis demasiado por las noches.

¿Qué hace esta postura por ti y por tu bebé?

posturas_dormir_embarazo_3
Dormir de lado con una almohada entre las piernas disminuirá la cantidad de dolor que podáis llegar a sentir en la espalda, ya que hace que la columna permanezca recta.

La elección de la parte izquierda sobre la derecha también guarda un propósito. El hígado se encuentra en el lado derecho y podría causaros molestias en el útero.

Dormir sobre el lado izquierdo también os ayudará a aumentar la sangre y los nutrientes que viajan de la placenta al bebé. Por supuesto, si queréis daros la vuelta durante la noche, no hay ningún problema. Os merecéis un descanso.

Existe otra opción…

A veces puede que la acidez estomacal os impida dormir adecuadamente en esta postura. Cuando esto pase, lo más recomendable es dormir como si estuvierais sentadas. Una vez más, puede que esta posición os resulte incómoda, pero durante el embarazo se viven las cosas más extrañas.

Para esta posición semi-sentada podéis apoyar la espalda en unas cuantas almohadas. No importa cuántas utilicéis, solo procurad estar lo más cómodas posibles.

Si estáis embarazadas o si pensáis estarlo pronto, estoy convencido de que estos trucos y consejos también os serán de mucha ayuda.

Vía: diply

Publicado en Familia