Miles de creyentes acuden cada año hasta el templo de Kari Mata en busca de consuelo y oración, pero no son los únicos seres que visitan este lugar sagrado.

El templo de Kari Mata, situado en Rajastán, India, es el hogar de 20.000 ratas

templo ratas 1

Y a nadie parece importarle lo más mínimo

templo ratas 2

Al contrario, son alimentadas y protegidas por los visitantes

templo ratas 3

Los más devotos, incluso las alimentan a diario con enormes tazones de grano, agua y leche

templo ratas 4

Aunque a los roedores se les permite vagar libremente por el templo, algunos fieles han colocado vallas protectoras para protegerlas del exterior y los posibles depredadores

templo ratas 5

Cada día cientos de personas hacen cola para poder entrar al templo y compartir un rato adorando a las ratas

templo ratas 6

Con las que juegan e interactúan libremente

templo ratas 7

Además de la comida, muchos turistas las obsequian con dulces solo para poder tomarse una foto

templo ratas 8

Sin depredadores naturales y bien alimentadas, la población de ratas no para de crecer. Por el momento nadie teme que un brote de peste, o cualquier otra enfermedad, se propague fatalmente

templo ratas 9

Se considera un honor compartir alimento con ellas, por lo que es bastante normal ver a la gente, niños incluidos, mojar los dedos en leche y llevárselos a la boca después

templo ratas 10

Aunque todo el mundo disfruta de la compañía de las ratas marrones y negras, los visitantes creen que el avistamiento de una rata blanca atrae buena suerte y las bendiciones de Dios

templo ratas 11

“Ahora visito el templo a menudo y no me sorprende”, declara un visitante llamado Savita Sharma. “Pero la primera vez, aunque estaba contento de ver ratas por todas partes, solté un grito cuando una tocó mi pie”

templo ratas 12

No cabe duda de que visitar el templo de Karni Mata debe ser una experiencia inolvidable, pero ¿serías capaz de pasear por sus pasillos y sentarte a rezar en tan ratuna compañía?

No respondas aún, mejor observa este vídeo primero.

Fuente: boredomtherapy.com

Publicado en Miscelánea